Reinfecciones: ¿Se puede tener COVID-19 dos veces?

persona con hisopo en la nariz
12 febrero, 2021

Los casos reiterados de reinfecciones de COVID-19 empeoran las proyecciones de cuánto durará la pandemia. Las reinfecciones ocurren y con las nuevas variantes del virus, la situación podría empeorar.

Un día de septiembre de 2020, mientras trabajaba en su laboratorio científico, Julia se sintió muy decaída y con dolor de garganta. Como en ese momento se estaba haciendo un testeo sistemático en Universidad donde trabajaba, decidió pedir que la hisoparan. Con el resultado positivo, Julia se aisló junto a su familia durante 14 días. En febrero de 2021, repuesta hace tiempo, Julia viajó a Mendoza. Al regresar a Buenos Aires, volvieron a hisoparla. Otra vez dio positivo. Su caso era uno más de lo que ya empezaba a circular: las reinfecciones de COVID-19.

Una investigación con marines en EEUU arrojó que tener anticuerpos por haber sufrido la infección por COVID-19 no equivalía a un pase libre de inmunidad.

Los especialistas reconocen hoy que no sólo es posible contagiarse dos veces de COVID-19 sino que es mucho más frecuente de lo que se creía.

Tener dos veces COVID-19

A mediados del año pasado empezaron a aparecer en el mundo los primeros casos. Personas que, tras haber tenido COVID-19 y ser dadas de alta con un test negativo, volvían a padecer la enfermedad. En ese momento, los inmunólogos subrayaban que estas reinfecciones de COVID-19 eran casos raros. Intuían que, quizás, no eran infecciones reales sino restos virales de la infección pasada que el muy sensible test de PCR podía detectar.

También se decía que podían ser errores en el diagnóstico, tanto falsos positivos como falsos negativos. Sin embargo, los casos siguieron sumándose.

Algunos estudios probaron en un puñado de pacientes, mediante el análisis genómico de muestras virales. La primera y la segunda infección habían sido claramente distintas, ya que habían sido provocadas por microorganismos diferentes.

La respuesta de anticuerpos no es igual en todas las personas ni en todos los casos de COVID-19

Así y todo, en general, los especialistas siguieron considerando que la mayoría de las personas no tendrían reinfecciones de COVID-19. La inmunidad duraba al menos 5 meses, según un estudio británico del que dio cuenta recientemente la revista  Nature.

Estudio en Estados Unidos

Ahora, un estudio realizado con “marines” en Estados Unidos mostró que las reinfecciones de COVID-19 existen y pueden llegar al 10% de las personas. El estudio norteamericano, publicado como anticipo antes de ser revisado por pares en una revista científica, llamó la atención por su diseño de primer nivel y las credenciales de sus autores.

Investigadores de la Escuela de Medicina del Hospital Mount Sinai, en Nueva York, y médicos navales estudiaron a un grupo de más de 3.000 reclutas navales de 18 a 20 años. Entre mayo y octubre de 2020 empezaron un riguroso entrenamiento.

Los marines pasaron por sucesivas cuarentenas, se hisoparon muchas veces y evaluaron sus niveles de anticuerpos. Luego de estas etapas, los investigadores concluyeron que ser seropositivo (tener anticuerpos por haber sufrido la infección) no equivalía a un pase libre de inmunidad.

Los seropositivos todavía podían volver a infectarse. La probabilidad respecto de los que nunca se habían infectado era de un quinto. Además, descubrieron los investigadores, más del 80% de los marines reinfectados fueron asintomáticos.

La respuesta defensiva es acotada en las personas asintomáticas y por eso pueden no detectarse anticuerpos en su sangre a los dos o tres meses de haber padecido COVID-19.

“Nuestros hallazgos indican que la reinfección con el virus SARS COV-2 es común en adultos sanos y jóvenes”, concluyó Stuart Sealfon, profesor de Neurobiología y de Farmacología de la Escuela de Medicina Icahn, de Nueva York.

La incógnita de la respuesta inmune

La respuesta de anticuerpos no es igual en todas las personas ni en todos los casos de COVID-19. “Aunque los anticuerpos generados por la infección son mayormente protectores, no garantizan una inmunidad total ante infecciones subsiguientes”, señalaron los autores del estudio liderado por Sealfon.

“Si una persona padeció la enfermedad en forma muy florida, con síntomas muy notorios, fabricará anticuerpos que tendrán una duración y magnitud mayor a los que producirán quienes tengan COVID-19 en forma leve o subclínica”, explica el virólogo Juan Jaworski, investigador del CONICET actualmente en el INTA.

Manaos sufrió un brote que afectó aproximadamente al 70% de la población en 2020. En enero de este año volvió a tener una enorme cantidad de casos y muertes por COVID-19.

“Todas las personas producen anticuerpos a las dos semanas de la primera infección. En algunas, el nivel es originalmente más bajo y puede parecer que desaparecen, aunque la memoria queda”, insiste Jaworski.

Aunque siempre existe, la respuesta defensiva es acotada en las personas asintomáticas y por eso pueden no detectarse anticuerpos en su sangre a los dos o tres meses. Ante la nueva exposición al virus, estas personas pueden volver a infectarse y dar positivo en los tests de PCR.

El riesgo de los virus mutantes

Las nuevas variantes del coronavirus podrían complicar más la situación. Los anticuerpos desarrollados contra el virus durante la primera infección podrían no reconocer completamente al virus en una segunda oportunidad, especialmente si ha mutado en lugares específicos de la proteína conocida como “spike”.

“Con los nuevos linajes del SARS COV-2 podría haber más chances de reinfección”, confirma Jaworski. “El virus muta siempre y, ante ciertas circunstancias, se seleccionan las variantes que le permitan escapar a la acción neutralizante de los anticuerpos que fabrica el organismo humano e, incluso, a los generados por las vacunas”.

Quizás esto es lo que está ocurriendo en Manaos, la localidad amazónica de Brasil que sufrió un brote que afectó aproximadamente al 70% de la población en 2020 y que en enero de este año, para sorpresa de quienes pensaban que ya se había adquirido una suerte de inmunidad de rebaño, volvió a tener una enorme cantidad de casos y muertes por COVID-19.

Algunos investigadores, como la inmunóloga Ester Sabino, de la Universidad de San Pablo, apuestan a que muchas personas de Manaos se reinfectaron con la nueva variante P.1 del coronavirus tras haberse contagiado la primera vez con la cepa original, pero todavía no cuentan con los estudios que puedan probarlo, según señaló en la revista The Lancet.

Algo similar podría estar ocurriendo en Sudáfrica, donde muchas personas parecen estar reinfectándose con una nueva variante del SARS-COV-2, distinta a la de Brasil, que también impone limitaciones a algunas de las vacunas contra el COVID-19. Esta nueva variante contiene al menos una mutación que le permitiría “escapar” al virus de la batería defensiva que imponen los anticuerpos.

Por el momento, lo importante es que las personas que ya tuvieron COVID-19 mantengan las medidas de prevención –barbijo, distancia, lavado de manos- para evitar volver a contagiarse. Además, dice Jaworski, deberán recibir la vacuna en cuanto esté disponible, ya que les permitirá fabricar anticuerpos de mejor calidad y en mayor magnitud para defenderse del nuevo coronavirus.

Por Alejandra Folgarait @alefolgarait
REDACCIÓN PENSAR SALUD
redaccion@pensarsalud.com.ar ¡Escribínos!
Free Download WordPress Themes
Free Download WordPress Themes
Download Nulled WordPress Themes
Premium WordPress Themes Download
ZG93bmxvYWQgbHluZGEgY291cnNlIGZyZWU=
download mobile firmware
Download Nulled WordPress Themes
free download udemy paid course

Tags: covid e hisopado | covid y cepas | covid y contagio

Notas relacionadas