Bebés y niños, el principal grupo de riesgo de ahogamientos en verano

accidentes en el agua
3 enero, 2023

En el verano los turistas copan los balnearios en el mar y en los ríos, y en todos los barrios llega la temporada de piletas de natación. El ahogamiento es la tercera causa de muerte por traumatismo no intencional en el mundo. El 20% corresponde a decesos de niños.

Se calcula que cada año 236 mil personas fallecen por ahogamiento. En la Argentina murieron 311 personas en 2019 por esta causa, según las estadísticas vitales del Ministerio de Salud de la Nación. Por suerte la cifra viene en descenso: en 2016 fueron 450, mientras que en 2010 llegaron a 586. Los descuidos y la falta de conocimiento de las fuentes de agua generan accidentes y ahogamientos, en especial, entre los niños.

Un problema desigual

Aunque pareciera un problema que afecta a todos por igual, la mayoría de los decesos por ahogamiento ocurren en países pobres. La pobreza también es un factor de riesgo de ahogamiento dentro de cada país, según datos de la Organización Mundial de la Salud.

También la edad es un factor. El riesgo aumenta entre los niños y niñas de 1 a 4 años. En 2019 fallecieron 64 personas de este grupo etario en Argentina, esto es más del 20% del total de muertes por ahogamiento. A su vez, los varones se ahogan más que las mujeres. En Argentina el 85% de los fallecidos por esta causa son de sexo masculino.

Frente a la mortalidad por ahogamiento hay otros factores de riesgo a tener en cuenta:

  • Tener una mayor frecuencia de acceso al agua: pescadores y habitantes que viven cerca de cursos de agua están en más riesgo.
  • Consumo de alcohol, cerca o dentro del agua.
  • Ciertas enfermedades, como la epilepsia.
  • Turistas no familiarizados con los riesgos y las particularidades de las aguas locales.

Bebés y niños, el principal grupo de riesgo

En los bebés de menos de 12 meses la mayoría de los casos ocurren durante el baño o por un descuido cuando caen dentro de un recipiente con poca agua como un balde.

En tanto, en el grupo de menores de 5 años el lugar más frecuente es el hogar: en piletas de natación, fuentes de agua y canales próximos, especialmente cuando el niño queda sin supervisión, comentan desde el Comité de Prevención de Lesiones de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP).

Por su parte, entre los adolescentes, los ahogamientos son más frecuentes en aguas oscuras en movimiento, ríos, lagos y canales. Hay una subestimación del riesgo que a veces se combina con el consumo de alcohol y otras drogas.

Según la SAP, entre los niños los elementos protectores más importantes son la constante vigilancia de los adultos y la instrucción progresiva y adaptada a la edad del niño sobre las precauciones en el agua, acompañado del aprendizaje de destrezas que minimicen el peligro.

Cómo evitar accidentes en el agua de ríos y lagos

El Equipo Profesional de Salvamento Acuático (Epsa), una asociación civil de guardavidas profesionales, sugiere una serie de recomendaciones para bañarse en diferentes ambientes acuáticos.

  • Conocer el entorno y de qué manera puede cambiar de un momento a otro.
  • Usar chaleco salvavida siempre.
  • Los niños deben estar bajo supervisión permanente.
  • En caso de que alguien se esté ahogando, hay que ayudar, pero con precaución. Los ríos de las sierras de Córdoba son uno de los sitios turísticos más visitados en verano y son un buen ejemplo. Las autoridades de esta provincia son tajantes: “Las operaciones de rescate sólo las realiza personal entrenado para tal fin”.
  • Evitar saltar desde piedras o precipicios al agua, especialmente si se desconoce la profundidad.
  • No consumir alcohol mientras se encuentra en actividades acuáticas de cualquier tipo, porque genera pérdida de lucidez y reflejos. En las sierras de Córdoba (Argentina), el mayor porcentaje de ahogados adultos se produce por esta causa, aseguran las autoridades de esta provincia.
  • Se debe tener precaución extrema ante lluvias y crecientes, y prestar atención a las recomendaciones de Defensa Civil, Bomberos y otras autoridades. Cuando la crecida está llegando, el agua se torna marrón y trae espuma, ramas, hojas y basura.
  • En lagos y embalses el entorno también puede cambiar sin que se pueda anticipar. Es importante usar siempre dispositivos de flotación mientras se navega y hay que llevar equipamiento para protegerse de una eventual hipotermia.

Cómo evitar accidentes en el mar

En la costa atlántica argentina, en especial en la zona de Pinamar y Villa Gesell, el mar tiene una «canaleta», un área más profunda (de hasta 3 metros) en el ingreso al mar paralelo a la playa. Luego se hace menos profundo como consecuencia de la presencia de un banco de arena.

Esta característica provoca que se generen chupones: durante el oleaje el mar que busca retornar crea unas especies de ríos, filtraciones en el banco de arena, que chupan a las personas que están bañándose.

En general, se recomienda con relación a bañarse en el mar:

  • Ingresar al mar siempre que haya guardavidas en el sector.
  • Respetar las señales y las banderas.
  • Si el agua llega al ombligo, ya es señal de peligro.
  • Tener en cuenta que la zona de escolleras y muelles son peligrosas para bañarse.

Código de banderas en los balnearios de la costa argentina

codigo de banderas de la playa

Código de banderas de los balnearios en la costa argentina.

Cómo evitar accidentes en el agua en piletas y hogares

  • La atención a niños en el agua debe ser constante y se tener una visión directa sobre ellos.
  • En las piletas públicas debe haber guardavidas.
  • El acceso a las piscinas debe ser restringido, con un cercado perimetral.
  • Hay que evitar el uso de bombas cuando hay personas dentro del agua.
  • En los hogares hay que restringir el acceso al agua a menores de 5 años y vaciar los recipientes de la casa. Los menores pueden ahogarse fácilmente en sitios con poca agua.

¿Qué hacer en caso de ahogamiento?

En caso de ahogamiento hay que adoptar un orden de conductas conocido como PAS (Proteger, Alertar y Socorrer).

  1. Proteger a la víctima. Sacarla del agua rápidamente.
  2. Alertar a los servicios de emergencia.
  3. Socorrer a la víctima con maniobras de Reanimación Cardiopulmonar (RCP).

Para saber si hay que hacer RCP se deben seguir estos pasos:

  • Comprobar si la persona está consciente. Hablarle y sacudirlo con suavidad a la espera de una reacción. Si no responde es momento de pedir ayuda.
  • Comprobar si respira. Ver, oír, sentir durante no más de 10 segundos. Si respira, colocarlo en posición lateral, pedir ayuda y seguir controlando su respiración hasta que llegue el socorrista.
  • Si no respira, hay que llamar al servicio de emergencia e iniciar con la RCP.
  • También es importante quitarle la ropa mojada y envolverlo con algo seco para recuperar la temperatura corporal.
Por Lucas Viano @LucasViano
REDACCIÓN PENSAR SALUD
redaccion@pensarsalud.com.ar ¡Escribínos!
Download Premium WordPress Themes Free
Download WordPress Themes
Free Download WordPress Themes
Download WordPress Themes
free download udemy paid course

Tags: abuso de drogas | ahogamiento | alcohol | lagos | lesiones no intencionales | mar | natación | piletas | piletas de natación | piscina | primeros auxilios | RCP | río | salvamento acuático | verano

Notas relacionadas