Tuberculosis: claves para entender por qué la enfermedad continúa vigente

radiografia tuberculosis persona
4 noviembre, 2019

A pesar de ser una enfermedad que se considera conocida y fácil de tratar, los datos recientes afirman que la tuberculosis continúa siendo una enfermedad con gran incidencia a nivel mundial. Es más, continúa siendo una de las de mayor morbimortalidad.

En el mundo es la principal causa de mortalidad provocada por un único agente infeccioso y la décima causa de defunción, principalmente en las personas VIH/SIDA.

Desde la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria se busca generar conciencia en la población, promoviendo la prevención de la enfermedad para mejorar el diagnóstico, el tratamiento y curación, para poder entre todos poner fin a la discriminación y al estigma que genera esta patología, impulsando la investigación y la innovación.

¿En qué provincias argentinas se dan más casos?

En Argentina la tasa de notificación registró un descenso muy leve con respecto a lo observado en años anteriores. Pero según datos de la Secretaría de Salud de la Nación, continúa existiendo una considerable brecha entre las diferentes jurisdicciones del país.

La mayoría de los casos se concentran en provincias como Salta, Jujuy y Formosa cuyas tasas (47,8; 47 y 39,2 cada 100 mil habitantes, respectivamente) duplican prácticamente la media nacional. A su vez, la provincia de Buenos Aires y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires notifican la mitad de los casos de todo el país.

El grupo etario que mayor crecimiento ha tenido es el de los adolescentes entre 15 y 19 años. Éstos a menudo se presentan con infección tuberculosa, producto generalmente de los múltiples contactos que tienen en su vida de relación social.

Se estima que en nuestro país la tuberculosis farmacorresistente, más el abandono de los tratamientos y las dificultades socioeconómicas, son factores que contribuyen a que esta patología se pueda incrementar.

Una enfermedad que todavía está vigente

La tuberculosis es una enfermedad causada por Mycobacterium tuberculosis, una bacteria que casi siempre daña los pulmones. Afecta principalmente los pulmones, pero también otras partes del cuerpo, como los riñones, los huesos de la columna vertebral, el sistema nervioso central y prácticamente cualquier otra parte del cuerpo.

La enfermedad se transmite muy fácilmente de persona a persona a través del aire. El contagio se produce cuando un enfermo de tuberculosis pulmonar tose, estornuda, escupe, canta y habla. De esta manera el enfermo expulsa pequeñas gotitas (denominadas gotitas de Flügge) con los bacilos tuberculosos al aire. La persona que se encuentra cerca los puede inhalar y quedar infectada. Esta afección se puede prevenir y también curar, pero si no se trata puede ser mortal.

Se calcula que una tercera parte de la población mundial tiene tuberculosis latente. Es decir, esas personas están infectadas por el bacilo pero (aún) no han enfermado ni pueden transmitir la infección.

La desigualdad como factor de contagio

Los síntomas son tos, fiebre, sudores nocturnos y pérdida de peso. No pocas veces estos síntomas son persistentes pero tolerables y los enfermos pueden pasar mucho tiempo antes de buscar ayuda médica.

Hay personas que son más susceptibles a infectarse y otras que al tener contacto con el bacilo logran salir indemnes. Las más predispuestas son aquellas personas cuyo sistema inmunológico está deteriorado (personas con HIV, desnutridos, fumadores, diabéticos) y también aquellos que trabajan o viven en lugares donde exista hacinamiento (viviendas precarias, cárceles, fábricas con espacio deficiente), todas condiciones que se agravan al empeorar las condiciones socioeconómicas.

La tuberculosis es una de las principales causas de muerte entre las personas con VIH. Se estima que en 2017 enfermaron de tuberculosis un millón de niños y que 230 000 niños murieron debido a esta causa (inlcuídos los niños con tuberculosis asociada al VIH).

Las personas con VIH tienen entre 20 y 30 veces más probabilidades de desarrollar tuberculosis activa que las VIH-negativas.

El compromiso de la OMS

La Organización Mundial de la Salud, en el año 2017, incorporó el tema de la tuberculosis a su agenda a través de una declaración donde exige una respuesta amplia y efectiva, sobre todo en el logro de la cobertura sanitaria universal. Pero además, abordando los factores sociales y económicos que determinan la enfermedad.

El documento es conocido como la Declaración de Moscú y centra sus objetivos en poner fin a la tuberculosis. Se trata de una promesa para incrementar la acción multisectorial, hacer un seguimiento de los progresos y fortalecer la rendición de cuentas. También se especificó la necesidad de movilizar una financiación suficiente y sostenible mediante mayores inversiones domésticas e internacionales en materia de aplicación e investigación.

En el año 2018 se realizó la  Reunión de Alto Nivel de las Naciones Unidas sobre la Tuberculosis de 2018, en la que se solicitó a los Jefes de Estado que renueven su compromiso.

Para la Organización Mundial de la Salud, acabar para 2030 con la epidemia de tuberculosis es una de las metas relacionadas con la salud incluidas en los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

PENSAR SALUD

Free Download WordPress Themes
Download Premium WordPress Themes Free
Premium WordPress Themes Download
Download Nulled WordPress Themes
download udemy paid course for free

Tags: antibióticos | Tuberculosis

Notas relacionadas