5 cosas que no podés dejar de saber sobre la hepatitis B

jeringa
19 febrero, 2018

La hepatitis es la inflamación del hígado: el prefijo “hepa” significa hígado y el sufijo “itis”, inflamación. Pero ¿qué es la hepatitis B? Se trata de un virus que infecta a más de 500 millones de personas en el mundo.
El virus, al afectar al hígado, le provoca un gran daño si no se trata a tiempo. Las complicaciones de la enfermedad pueden variar desde cáncer, cirrosis, hepatitis crónica e incluso provocar la muerte.

1. Los síntomas pueden tardar 30 años en aparecer

Cuando la hepatitis es crónica muchas personas no tienen síntomas. Una persona puede convivir con el virus durante 30 años sin saberlo, mientras el hígado es destruido de a poco.
Por lo tanto, cuando los síntomas se presentan, la enfermedad ya está avanzada y el paciente puede desarrollar cáncer de hígado, cirrosis o, dependiendo del daño provocado por el virus, es posible que el paciente necesite un trasplante hepático. Sin embargo, el virus puede detectarse con un análisis de sangre.

2. Si hay síntomas, pueden ser estos

A los tres meses de la infección pueden presentarse síntomas similares a un estado gripal. Además ictericia; así se llama cuando la piel se torna de color amarillo. También puede provocar fatiga, náuseas o vómitos, fiebre y escalofríos. En ocasiones dolor en el abdomen superior, que se expande hacia la espalda. Y cambio en el color de la orina hacia un amarillo oscuro.

3. Se transmite igual que el VIH

Los medios de transmisión común son por transmisión sexual o por sangre, al compartir. También una mujer embarazada al bebé, pues nacerá infectado por el virus que adquirió en el canal de parto. A diferencia de otros tipos de hepatitis, la B no se transmite a través de la tos, estornudos, alimentos o agua.

4. Cuando hacerse el análisis

El Ministerio de Salud recomienda hacerse el test para hepatitis B al menos una vez en la vida. Es un análisis de sangre específico que no suele ser parte de los estudios de rutina solicitados por el médico. Hay que pedirlo.
Pero el test se recomienda especialmente en estos casos. A quienes tuvieron relaciones sexuales sin preservativo o tienen alguna infección de transmisión sexual. A aquellos que alguna vez se realizaron hemodiálisis. Conviven con personas con hepatitis B o C o recibieron donación de sangre u órganos antes de 1994. Y también a quienes compartieron alguna vez elementos en el consumo de drogas inyectables e inhalatorias.

5. La vacuna, la mejor prevención

La vacuna contra la hepatitis B es la manera más efectiva de reducir el riesgo de contraer esta enfermedad. Se aplica en 3 dosis y está incluida en la Calendario Nacional de Vacunación. Los niños de 11 años -que no la recibieron al momento de nacer ni a los 2, 4 y 6 meses de vida- la reciben gratuitamente. Si bien existe un tratamiento antiviral, no es indicado a todas las personas infectadas. Si es hepatitis B aguda, no resulta necesario indicar un tratamiento específico, solo se sugiere al paciente que beba líquidos, descanse, mantenga una buena nutrición y supervisión médica para el paciente y su familia como prevención.

PENSAR SALUD

Los grupos antivacunas ponen en riesgo la salud de todos

Download Nulled WordPress Themes
Download WordPress Themes
Premium WordPress Themes Download
Download Nulled WordPress Themes
udemy course download free

Tags: hepatitis | vacuna

Notas relacionadas