5 iniciativas para un transporte sustentable en las ciudades

transporte sustentable
1 agosto, 2022

El transporte sustentable es un desafío que enfrentan todas las ciudades del mundo y uno de los pilares para mitigar la crisis climática provocada por las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). La experiencia muestra que la solución no debe focalizarse sólo en la electrificación de los vehículos. Y que tampoco debe abordarse como si el problema sólo consistiera en el calentamiento global ¿Qué iniciativas sobre transporte sustentable se están impulsando en las ciudades argentinas y cómo se alinean con lo que sugieren los organismos internacionales especializados?

1- Planificar ciudades densas

La Sociedad Alemana para la Cooperación Internacional (GIZ) plantea que las ciudades deben densificarse para lograr una movilidad sustentable. Por ejemplo, pensar en el diseño de barrios de uso mixto con escuelas, comercios y viviendas, para que no haya necesidad de utilizar vehículos para desplazarse.

Por el contrario, las urbes argentinas se están volviéndose menos densas. Un estudio del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec) indica que los 32 conglomerados urbanos más grandes de Argentina (exceptuando el Área Metropolitana de Buenos Aires) tienen una densidad promedio de 39 habitantes por hectárea, cuando la densidad óptima en materia de servicios es de 90 hab/ha.

Entre las recomendaciones, el Cippec menciona que los municipios deben promover tipologías de edificación más densas en zonas con adecuada provisión de infraestructura y equipamiento, así como acceso a espacios verdes públicos de calidad.

2- Ciudades centradas en el transporte, no en los autos

A su vez, el ordenamiento territorial debe estar centrado en el transporte y no en el auto particular. Muchas veces el transporte llega después de que la urbanización está consolidada. O no se densifica los sectores urbanos que ya disponen de este servicio.

Los vehículos particulares suponen un uso ineficiente del espacio. “Una movilidad sostenible debe garantizar que el espacio urbano se utilice de manera eficiente para mejorar la habitabilidad de nuestras ciudades”, señalan un informe de movilidad sustentable de Climate Transparency, una iniciativa internacional de la que participa la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN) de Argentina.

A modo de ejemplo el informe explica que un ciclista ocupa un espacio relativo de 3 metros cuadrados, mientras que un auto con una sola persona ocupa 60 metros cuadrados. Por este motivo, es que la electrificación de los autos no es la solución definitiva. Un auto eléctrico sigue siendo un auto.

3- Fomentar los desplazamientos a pie y en bicicleta

La pandemia provocó un boom en el uso de la bicicleta y muchas ciudades argentinas están invirtiendo en ciclovías y servicios de bicicletas públicas. Son los casos de Buenos Aires, Santa Fe, Mendoza, Paraná, Salta, Tucumán y Córdoba, entre otras.

Desde GIZ señalan que hay que pensar conceptos integrales sobre el uso de la bicicleta y los desplazamientos a pie con normas de diseño de calles de alta calidad para aceras, ciclovías y hasta autopistas para bicicletas. “Esto significa que tendrá que limitarse el espacio para los autos, pero de esa forma también se mejorará la seguridad de los peatones y ciclistas”, apunta el estudio.

En el país la bicicleta todavía está lejos de ser un medio de transporte consolidado. Una encuesta a ciclistas realizada por el Observatorio Vial determinó que solo el 17% la utiliza con frecuencia semanal. Y el 42% realiza un uso deportivo; 37%, para desplazamientos cortos; 22%, para ir el trabajar; y 9%, para ir a estudiar.

4- Mejorar el transporte público

Peatones y ciclistas deben estar integrados a un sistema de transporte público de calidad, equitativo y asequible, señala el GIZ. En tanto, el informe de la FARN apunta que la movilidad sostenible debe también mejorar la equidad social.

El documento sostiene que el transporte público sustentable “mejora las opciones de movilidad para las personas sin acceso a un automóvil privado y eso les permite acceder más fácilmente a trabajos, atención médica u otros destinos”.

En Argentina, las últimas acciones sobre el transporte público hacen foco en dos puntos: ofrecer aplicaciones de celular para que los usuarios conozcan las paradas y horarios de las líneas en tiempo real, e implementar líneas BRT (Colectivos de tránsito rápido) o metrobus.

La ciudad de Buenos Aires fue pionera en esta última iniciativa con la inauguración del primero en 2011, más de 30 años después que en Brasil, Colombia o Perú.

Otras ciudades argentinas con metrobus son Mendoza, Rosario, Santa Fe, Neuquén y Córdoba. Pero en algunos casos, el trazado aún es insignificante. Buenos Aires tiene 60 kilómetros de metrobus para una superficie urbana de 203 kilómetros cuadrados y 3,1 millones de habitantes. Córdoba solo cuenta con 5,5 kilómetros para 576 kilómetros cuadrados y 1,7 millones de personas.

5- Control de vehículos particulares y estacionamiento

Los autos particulares ocupan mucho espacio en la ciudad, superficie que podría destinarse a las personas, por ejemplo, en residencias o espacios verdes. El tiempo real que los autos están en uso es sólo el 5% de su vida útil. El otro 95% restante están estacionados.

“Para conseguir un sistema de transporte urbano sostenible, hay que gestionar el estacionamiento en la ciudad. Puede hacerse con normas de estacionamiento y otros enfoques como la limitación de la duración o tarifas diferenciales”, señala el informe de GIZ.

Países europeos comienzan a implementar restricciones en la circulación de vehículos particulares por el número de patente o “tarifas de congestión”, que los conductores deben pagar para poder ingresar a determinados sectores de la ciudad. No parece una medida muy popular en Argentina, como lo demuestra la fallida experiencia de 1994 en Buenos Aires, con la restricción por patentes pares e impares.

Los expertos del GIZ proponen acciones que incluyen al sector privado. La idea es que las empresas fomenten el traslado de sus empleados en bicicleta, transporte público y en viajes compartidos. También que propicien el teletrabajo, la flexibilidad horaria o implementen colectivos corporativos.

El desafío de los autos eléctricos en Argentina

Los vehículos que funcionan con combustibles limpios, como la electricidad o el hidrógeno, pueden ayudar a reducir los gases de efecto invernadero (GEI) responsables del cambio climático. El transporte es responsable del 14% de estas emisiones en el país.

auto eléctrico

Un auto eléctrico carga energía

El proyecto de ley de movilidad sostenible, ingresado al Congreso de la Nación en el 2022, hace foco casi exclusivamente en la electrificación del transporte. Incluye una serie de incentivos económicos en el arancel de importación, el IVA y otros impuestos para estos vehículos.

En Argentina hay 15 millones de vehículos activos, pero menos de 10 mil son eléctricos o híbridos (nafta/eléctrico). Todavía hay mucho camino para recorrer. Y, aunque los autos eléctricos son apenas una parte de la solución a la movilidad sustentable, una nueva normativa y una reducción en los costos de estas tecnologías pueden acelerar esa transición energética.

La movilidad sustentable más allá del cambio climático

Más allá de ser una herramienta para mitigar el cambio climático, la movilidad sustentable puede aportar otros beneficios. Entre ellos, están:

  • Contaminación del aire. La movilidad sostenible debe traer aire más limpio para respirar.
  • Contaminación acústica. La movilidad sostenible debe ser silenciosa.
  • Seguridad y protección. Para que la movilidad sea sostenible también debe ser segura.
Por Lucas Viano @LucasViano
REDACCIÓN PENSAR SALUD
redaccion@pensarsalud.com.ar ¡Escribínos!
Download WordPress Themes Free
Download WordPress Themes
Download Nulled WordPress Themes
Download Premium WordPress Themes Free
download udemy paid course for free

Tags: bicicletas | bicisendas | contaminación atmosférica | electromovilidad | metrobus | movilidad activa | movilidad sostenible | movilidad sustentable | transporte activo | transporte y contaminacion | vehículos eléctricos

Notas relacionadas