Coronavirus: ¿Sirve el plasma de pacientes recuperados?

plasma paciente coronovavirus
16 junio, 2020

A seis meses del inicio de la pandemia de COVID-19, todavía no hay un tratamiento específico contra la enfermedad. Mientras se prueban distintos fármacos en todo el mundo, algunos médicos recurrieron a una medida que tiene muchas décadas pero parece prometedora: el plasma de la sangre de pacientes recuperados.

La estrategia de usar el plasma de sobrevivientes no es nueva. De hecho, en la Argentina se utiliza todavía para tratar la Fiebre Hemorrágica o Mal de los rastrojos, una enfermedad viral que causa naturalmente la muerte en 30 de cada 100 casos. Julio Maiztegui y sus colegas mostraron, en la década del ´60, que esa cifra se reducía al 3% si se  transfundía antes del octavo día al enfermo el  plasma de pacientes convalecientes.

En verdad, el plasma se usa hace 100 años en distintas enfermedades como rabia, polio, sarampión y Ebola. También se ha utilizado plasma de pacientes recuperados durante la pandemia de influenza de 1918 (“gripe española”)  y de gripe A H1N1.

Tratamiento experimental

No es el líquido del plasma en sí mismo lo que parece tener un efecto benéfico, sino los anticuerpos y otros componentes inmunológicos que viajan por la sangre y se aíslan en laboratorios por medio de un método conocido como “plasmaféresis”. Las personas que han padecido COVID-19 y se han recuperado, tienen componentes que, supuestamente, les permitieron sobrevivir. De ahí que se pida que donen su plasma en centros hospitalarios especialmente preparados para ello.

Los anticuerpos contra el virus aparecen generalmente entre una y dos semanas después del inicio de los síntomas (fiebre, tos, dolor de garganta, pérdida de gusto u olfato, dificultades para respirar, entre otros). Pero no todos los anticuerpos son iguales. Es necesario tener los llamados “neutralizantes” en la sangre para adquirir una inmunidad que permanezca, al menos, por varios meses.

Distintos grupos científicos están probando en el mundo –y también en el país- el uso de plasma de personas convalecientes. Algunos lo hacen en pacientes graves  que no tienen otra esperanza.  Otros lo hacen en el marco de un ensayo clínico experimental que compara el uso de plasma de  recuperados contra un placebo (un líquido inocuo).

Esperanza a futuro

En la provincia de Buenos Aires se dieron a conocer resultados preliminares de pacientes graves tratados en forma compasiva con plasma. Según el Ministerio de Salud provincial, 26 de 29 enfermos críticos mejoraron tras recibir sangre donada por personas infectadas con el nuevo coronavirus y 3 murieron, hasta el momento. “El plasma no repara el daño sufrido por los órganos, pero evita la replicación del virus”, aclaró la inmunóloga Lorena Ragairaz, quien asesora a las autoridades sanitarias en La Plata. En cuanto al resto de los estudios científicos argentino, no se conocen todavía los resultados.

Es importante subrayar que el plasma de convalecientes es un tratamiento experimental. El primer ensayo clínico con plasma comparado con el tratamiento estándar en pacientes severos,  realizado en China y publicado en la revista JAMA, no dio resultados positivos en cuanto a mortalidad. Esto significa que no hubo diferencias significativas en la muerte de pacientes que recibieron plasma o no. Pero  Arturo Casadevall, profesor de Inmunología de la Escuela de Salud Pública de la Universidad Johns Hopkins, y otros expertos escribieron que el estudio dio señales esperanzadoras de que vale la pena seguir ensayando este tratamiento, que ya recibieron en forma experimental  más de 5.000 pacientes graves en Estados Unidos. “El plasma convaleciente podría ser útil en combinación con drogas antivirales”, indicaron los expertos estadounidenses.

Quizás la clave esté en el momento de la transfusión de plasma a los pacientes. Los investigadores apuestan a que si les hacen la transfusión antes de que caigan significativamente los niveles de oxígeno y se requiera un respirador, podrían obtener mejores resultados. Por el momento, todos los pacientes y sus familiares deben estar informados sobre los potenciales beneficios y efectos adversos del plasma. Y quienes se recuperan, sugieren los investigadores, deberían ofrecer su sangre al ser dados de alta para ayudar a los demás mientras se buscan otras opciones terapéuticas o se desarrolla una vacuna efectiva y segura.

PENSAR SALUD

Download Premium WordPress Themes Free
Download WordPress Themes Free
Download WordPress Themes
Download Best WordPress Themes Free Download
free download udemy course
download xiomi firmware
Download Premium WordPress Themes Free
free download udemy course

Tags: coronavirus | plasma

Notas relacionadas