Sida en Argentina: 5 personas mueren y 17 adquieren el virus cada día

jeringa

Las cifras del sida en el mundo son alarmantes. Desde que a principios de los años 80 aparecieron los primeros casos, el virus ha infectado a 76,1 millones de personas y ha causado 35 millones de muertos.
Aunque la investigación ha permitido avanzar grandes pasos en la lucha contra el VIH, todavía queda mucho por hacer. En la actualidad aún se producen 1,8 millones de nuevas infecciones y un millón de personas mueren al año a causa del sida.
En Argentina, los números también impactan. 17 personas adquieren el virus cada día mientras que 5 mueren a causa del sida. 3 de cada 10 personas viven con el virus y no lo saben, y el 90% de ellas se infectaron por relaciones sin protección.

Nuevos progresos

La revista PLoS publicó esta semana un número especial en el que participan expertos de diversas instituciones.Los temas centrales fueron los progresos en la prevención, tratamiento y cura de la enfermedad. Mientras puede parecer que “el objetivo de acabar con la epidemia está a nuestro alcance”, los autores advierten que “el progreso notable, el activismo, los recursos, el ingenio y la fortaleza total que nos han llevado hasta aquí serán necesarios al menos en la misma medida para llevarnos al final de la patología”.

3 de cada 10 personas viven con el virus y no lo saben, y el 90% de ellas se infectaron por relaciones sin protección.

Según Pedro Cahn, director científico de la Fundación Huésped, “si el 90% de las personas con VIH conociera su diagnóstico, el 90% de ellas estuviera en tratamiento y el 90% alcanzara niveles indetectables de virus en la sangre, para el 2030 la epidemia estaría controlada”.
El diagnóstico y tratamiento tempranos junto con los beneficios de la terapia antirretroviral permiten que las personas con VIH tengan la misma calidad de vida que aquellas que no viven con el virus. “Esto no sólo disminuye las muertes relacionadas al sida sino también las posibilidades de transmisión del virus”, enfatiza Cahn.

Objetivo final: curar del sida

Ahora que los tratamientos han conseguido cronificar la enfermedad y que muchas de las personas afectadas consiguen llevar una vida normal, la medicina afronta el reto de erradicar el virus.
Sin embargo, hasta la fecha, rara vez se ha logrado curar la infección por VIH. En otro artículo de investigación, el equipo de Andrew Badley, de la Clínica Mayo (EE UU), describe el caso de una persona con VIH que se sometió a un trasplante de células madre alogénicas como tratamiento para la leucemia linfoblástica aguda.
Aunque el depósito de VIH del paciente disminuyó con el tratamiento, sufrió el rebote viral después de un período prolongado (288 días) sin terapia antirretroviral. A pesar del fracaso, para los autores todos estos hallazgos son valiosos para guiar futuros intentos de curar el virus utilizando el trasplante de células madre y otros métodos.

“Si el 90% de las personas con VIH conociera su diagnóstico, el 90% de ellas estuviera en tratamiento y el 90% alcanzara niveles indetectables de virus en la sangre, para el 2030 la epidemia estaría controlada”

Las últimas cifras de la OMS

Con el fin de complementar la campaña del Día Mundial del Sida 2017, celebrada cada año el 1 de diciembre, la OMS destaca la necesidad de que los 36,7 millones de personas infectadas por VIH alcancen el objetivo de la cobertura sanitaria universal.
Solamente el 70% de las personas infectadas conoce su estado serológico. El VIH se ha cobrado ya más de 35 millones de vidas. En 2016, un millón de personas fallecieron en el mundo por causas relacionadas con este virus.
Aunque no se ha descubierto cura alguna para la infección, el tratamiento con antirretrovíricos eficaces permite controlar el virus y prevenir la transmisión. El 54% de los adultos y el 43% de los niños con el virus toman estos fármacos de por vida.

Desde que a principios de los años 80 aparecieron los primeros casos, el virus ha infectado a 76,1 millones de personas y ha causado 35 millones de muertos.

La infección se suele diagnosticar mediante análisis que detectan la presencia o ausencia de anticuerpos contra el virus. En la mayoría de los casos, los resultados se obtienen en el mismo día, una cuestión fundamental para diagnosticar la infección rápidamente e iniciar el tratamiento lo antes posible.

?>