Qué dice la ciencia acerca de cuándo recetar cannabis medicinal

cannabis medicinal
15 junio, 2022

Durante cientos de años la planta de cannabis (marihuana o cáñamo) fue utilizada por la humanidad con fines medicinales, industriales y textiles. En la década de 1970 llegó, sin embargo, la prohibición, por considerársela una droga psicotrópica. Pasaron décadas hasta que varios países comenzaran a autorizar hace algunos años su uso para tratar algunas enfermedades. En Argentina en 2017 se sancionó una ley que, incluso, permite el autocultivo ¿Qué dice la ciencia acerca de cuándo recetar cannabis medicinal?

Autorizado, pero sin prescripciones

Pese a la sanción de la Ley, el Ministerio de Salud de la Nación argentino aún no dispuso un listado de afecciones para las que un médico matriculado puede recetar cannabis medicinal en las diferentes presentaciones. Las presentaciones de cannabis en el mercado son:

  • aceite,
  • crema,
  • solución para vaporizar,
  • pastillas,
  • otras.

¿Qué dice la ciencia o para qué enfermedades y malestares hay suficientes evidencias científicas de que el cannabis o los cannabinoides tienen algún beneficio para la salud?

“Se le atribuyen un montón de otros usos, pero la evidencia científica todavía es débil, aunque no quiere decir que no vaya a funcionar”, explican Liliana Cancela y Sandra Martín, investigadoras del Conicet y la Universidad Nacional de Córdoba.

Y señalan que existen algunas evidencias científicas con relación al uso terapéutico de estos extractos para tratar el dolor crónico, esclerosis múltiple y la epilepsia refractaria.

Las científicas aseguran que potencialmente tendría muchos beneficios, pero lo que la ciencia ha comprobado hasta ahora es bastante poco. “Determinar el uso terapéutico de un preparado lleva mucho tiempo porque hay que hacer una investigación prolongada. Primero caracterizarlo, determinar su composición y después hacer los estudios clínicos para ver cuál es el efecto tanto beneficioso como adverso que puede tener sobre la salud”, detalla Martín.

Cannabis: THC y CBD

Mencionan que la Administración de Drogas y Alimentos de EE.UU (FDA) aprobó dos medicamentos fabricados a partir de versiones sintéticas del tetrahidrocannabinol (THC) que contiene la planta cannabis: uno para tratar los vómitos que provoca la quimioterapia (dronabinol) y otro para aumentar el apetito en personas con sida (nabilona).

El THC es el compuesto psicoactivo que provoca la sensación de euforia y otros efectos en el cerebro, y es responsable de su carácter adictivo.

El cannabis también contiene cannabidiol (CBD). En la actualidad en Argentina existen algunas drogas autorizadas que contienen CBD para tratar la epilepsia refractaria. Se trata de Kanbis, Convupidiol y Cannava. La epilepsia refractaria es un cuadro en el que las convulsiones son muy frecuentes y otros fármacos no controlan estas crisis.

cultivo cannabis medicinal

Sin embargo, en el mercado farmacológico argentino también hay cremas de venta libre con CBD, al que se le atribuyen también propiedades analgésicas. Y existen muchas cremas de productos caseros y artesanales que se comercializan en un mercado paralelo e ilegal para tratar una infinidad de cuadros.

“La gran variedad de plantas que hay generan extractos con distintas composiciones que hay que estandarizar para poder evaluar cuál es la composición exacta de los distintos cannabinoides y cómo influyen sobre nuestro organismo», asegura Cancela.

Y señala: “El cannabis medicinal no es un medicamento, pero en otros países cumple ciertos estándares y son extractos que están normalizados y no están en la informalidad, como a veces ocurre con los adquiere la gente”, agregan.

Luego, las investigadoras remiten a las revisiones realizadas por el Observatorio de Drogas de la Unión Europea (EMCDDA) y las Academias Nacionales de Ciencias, Ingenierías y Medicina (NASEM) sobre las evidencias científicas del cannabis medicinal frente a diferentes enfermedades. Estas son las principales conclusiones.

Qué dice la ciencia acerca de cuándo recetar cannabis medicinal

Epilepsia infantil refractaria

El EMCDDA asegura que las evidencias son moderadas a favor de usarlo como tratamiento complementario. Pero recomienda más estudios sobre la posología, las interacciones y el uso en personas con otras formas de epilepsia.

En Argentina hay dos estudios sobre efectividad y seguridad de cannabis en pacientes con esta enfermedad que se llevan adelante en el Hospital Garrahan y en El Cruce. Los resultados parciales indican que el tratamiento ayuda a mejorar aspectos cognitivos, conductuales y motores.

Evidencia frente al dolor crónico

Es uno de los usos que más se le da al cannabis. Muchas personas se lo autorecetan. Algunos trabajos muestran un efecto de mejora leve, si se compara contra un placebo. “Hay pruebas sustanciales de que el cannabis es un tratamiento eficaz para el dolor crónico en adultos”, dice el documento de las NASEM.

Sin embargo, aclara que se sabe muy poco sobre la eficacia, seguridad y dosis de los productos de venta libre que se comercializan para aliviar el dolor. En EE.UU. se ofrecen cremas, caramelos y soluciones para vaporizar. En Argentina hay dos productos autorizados de venta libre (Rati Salil CBD y Dermabiol).

Evidencia frente a la esclerosis múltiple

Algunos pacientes suelen utilizar aceite de cannabis para reducir los espasmos y dolores neuropáticos que genera la esclerosis múltiple. Los organismos europeo y estadounidense coinciden en que la evidencia a favor es moderada pero los efectos clínicos son pequeños.

Cuidados paliativos para el cáncer

Al cannabis se le atribuyen propiedades para una serie de problemas que presenta el paciente oncológico como el control del dolor, la estimulación del apetito, la reducción de la ansiedad y la mejora del sueño. La evidencia es insuficiente, según la EMCDDA.

También se lo suele utilizar para controlar las náuseas y vómitos que provoca la quimioterapia. Si bien resulta ser efectivo, existen otros fármacos que dan mejores resultados.

Estimulante del apetito

El dronabinol (una versión sintética del THC) fue aprobado en EE.UU. en 1999 como estimulante del apetito en pacientes con Sida que presentan este problema. Pero las revisiones encontraron evidencias insuficientes sobre este efecto en personas con VIH, cáncer y anorexia nerviosa.

Trastornos del sueño

La evidencia sobre su efectividad es moderada en pacientes que tienen problemas para dormir debido a la apnea del sueño, fibromialgia, dolor crónico, y esclerosis múltiple.

Otros cuadros con evidencia insuficiente

Para los siguientes cuadros se encontró evidencia insuficiente para descartar o asegurar un efecto positivo: síndrome de Tourette, esclerosis lateral amiotrófica (ELA), enfermedad de Huntington, enfermedad de Parkinson, distonía, daño cerebral y hemorragia intracraneal, esquizofrenia y otras psicosis.

A su vez, hay evidencia limitada acerca de la baja efectividad para tratar demencia, glaucoma, y depresión; y la evidencia es débil a favor de tratar ansiedad y estrés postraumático.

En la gran mayoría de estos trastornos, la calidad de los ensayos clínicos no es la mejor o los resultados no son concluyentes debido a que se utilizaron pocos pacientes o no se comparó el cannabis o los cannabinoides (CBD y THC) con un placebo u otro fármaco.

Por Lucas Viano @LucasViano
REDACCIÓN PENSAR SALUD
redaccion@pensarsalud.com.ar ¡Escribínos!
Download Nulled WordPress Themes
Download WordPress Themes Free
Download Nulled WordPress Themes
Download WordPress Themes Free
udemy paid course free download

Tags: cáñamo | cannabidiol | cannabinoides | cannabis | Cannabis medicinal | cannabis para el dolor crónico | CBD | CUIDADOS PALIATIVOS | dolor crónico | epilepsia | esclerosis múltiple | marihuana | quimioterapia | THC

Notas relacionadas