Cáncer de mama: nuevos y mejores tratamientos

mujeres contra el cancer de mama
18 octubre, 2021

En la Argentina se diagnostican 22.000 nuevos casos de cáncer de mama cada año. Es el tumor maligno más frecuente entre las mujeres de nuestro país. Y si bien insistir en la prevención aumentó el diagnóstico precoz (algo que eleva las posibilidades de curación), todavía persisten situaciones en las que el cáncer mamario se diagnostica cuando la enfermedad está avanzada. La buena noticia es que hay nuevos tratamientos  para el cáncer de mama y son cada vez más y mejores.

Nuevos tratamientos para el cáncer de mama metastásico

Guillermo Lerzo, Jefe de la Unidad de Oncología Clínica del Hospital de Oncología Marie Curie de Buenos Aires explica que entre el 10 y el 15% de las mujeres con un diagnóstico de cáncer de mama desarrollarán una metástasis en algún momento de su trayecto oncológico. Pero existe una proporción que varía entre el 6 y el 10% que debuta con un diagnóstico de cáncer de mama metastásico, algo que se denomina “cáncer de mama metastásico de novo”.

“Hace una década -agrega Lerzo- la posibilidad de sobrevivir a un cáncer de mama metastásico era de 2 a 3 años. Ahora ya se está hablando de curarlo. Aún no es así, pero pensemos en drogas como el trastuzumab, que es para un cáncer de mama llamado HER positivo: la primera paciente con un cáncer de mama metastásico que participó en el ensayo clínico es una mujer estadounidense y está viva a 20 años de haber ingresado en el estudio. En el último Congreso Europeo de Oncología se conoció una investigación que asoció ribociclib con un medicamento ya conocido, el letrozole, y que mostró por primera vez una sobrevida global de más de 5 años. Y además, existen otras opciones terapéuticas si la enfermedad progresa después”.

La palabra temida y su acompañamiento

La sola palabra “metástasis” genera enorme temor y preocupación. “Ante este diagnóstico, debe intervenir un equipo multidisciplinario ya que la connotación suele ser negativa. La incertidumbre y el desasosiego suelen adueñarse de las pacientes, por lo tanto es indispensable la contención profesional y social”, dice Luciano Cassab, jefe de Mastología del hospital César Milstein.

Claudia Fernández, psicooncóloga y coordinadora de los grupos de apoyo para mujeres con cáncer de mama metastásico de la ong Macma, señala que para estas pacientes “concurrir a estos grupos permite una profunda identificación con las demás asistentes y les da espacio para expresar su angustia y sus temores por el diagnóstico y el futuro incierto. Participar del grupo disminuye los pensamientos catastróficos y contribuye a reasignar un nuevo sentido a sus vidas, con nuevas escalas de valores. Hay más adherencia al tratamiento médico, siempre se encuentra aliento para seguir adelante. Existe una sinergia grupal que anima a las integrantes a compartir lo adquirido en su ámbito laboral, sus amistades, su familia”.

Sin embargo, el impacto familiar de un cáncer de mama metastásico también demanda adaptaciones que pueden resultar difíciles. “Es importante reconocer los límites propios -dice la psicooncóloga-. Cuando la persona, su familia o ambos sienten que no tienen los recursos para acompañar el tiempo de tratamiento es muy beneficioso para todos una psicoterapia en psicooncología que ayude a atravesar este momento y salir fortalecido, con más elementos para superar las crisis que presenta la vida”.

Entendiendo el cáncer de mama metastásico con vistas a nuevos tratamientos

Si bien ocurre en una baja proporción, en las últimas décadas ha aumentado el diagnóstico de cáncer metastásico “de novo” entre mujeres jóvenes, menores de 40 años. La dieta y el estilo de vida parecen ser factores que inciden en el problema.

“Siempre hay que distinguir si las pacientes con metástasis tienen o no compromiso visceral -explicita Guillermo Lerzo-. Con compromiso visceral significa que la enfermedad se extendió al sistema nervioso central, pulmón e hígado; sin compromiso visceral implica piel, tejido celular subcutáneo, hueso y ganglios linfáticos. Esta clasificación tiene relevancia en cuanto al pronóstico y el tratamiento. Los huesos, por ejemplo, son las afectaciones de mejor pronóstico y es el lugar más común de impacto en cáncer de mama metastásico”.

“La primera diseminación que tiene el cáncer de mama es a los ganglios axilares homolaterales (a la axila de la mama donde se originó). La investigación de los ganglios axilares es diagnóstica, pronóstica y terapéutica. Es decir, las posibilidades de que un carcinoma se haya diseminado al resto del organismo sin afectar los ganglios axilares son prácticamente nulas. En líneas generales, cuantos más ganglios se encuentren afectados, mayor es la posibilidad de encontrar metástasis a distancia”, añade Cassab.

Las metástasis no siempre dan síntomas, pero “un dolor en una región ósea determinada o la fractura del hueso sin un trauma pueden indicar una metástasis ósea; si es pulmonar, la tos seca persistente o la falta de aire. Cuando el tumor se disemina al hígado, pueden aparecer síntomas abdominales, distensión, trastornos digestivos, dolor e ictericia (coloración de la piel amarilla). Si la paciente presenta mareos frecuentes, vértigo, náuseas o un dolor de cabeza intenso, que nunca tuvo, puede tratarse de un compromiso cerebral”, detalla Luciano Cassab.

La pandemia que pospuso diagnósticos

La pandemia impactó negativamente en la detección del cáncer, ya que las consultas, dice el oncólogo del Marie Curie, se atrasaron al menos un 20 por ciento. “Esto aumentó los cánceres metastásicos ‘de novo’ y también los tumores localmente avanzados, que son un problema frecuente en nuestro país. Por otra parte, ya existen publicaciones científicas que anticipan mayor mortalidad por cáncer debido a atrasos en los controles y diagnóstico inicial a causa de la pandemia”.

En la Argentina, especifica Lerzo, “se diagnostican tumores más grandes a nivel mamario, que son localmente avanzados y tienen más riesgo aunque todavía no sean metástasis. Esto tiene que ver claramente con el acceso al control médico. Somos un país socialmente marginal en lo económico y el diagnóstico tardío explica este fenómeno.»

La evolución de un cáncer de mama metastásico, dice Guillermo Lerzo, también depende del tipo de tumor. “El cáncer de mama más frecuente es el de receptores hormonales positivos, representa del 70% al 75% de los casos y tiene buen pronóstico; el HER 2 positivo, que alcanza entre el 13 y 15% de los casos también: tratamientos innovadores y mayores tasas de sobrevida. El triple negativo, que es el que se presenta en menor frecuencia, es el de pronóstico más comprometido, aunque hay logros que están cambiando este panorama. Los HER 2 y los triple negativos son los más agresivos, pero cualquier tipo de tumor puede dar metástasis”.

¿Mastectomía?

El oncólogo indica que no necesariamente la enfermedad metastásica mamaria se trata con mastectomía (extirpación quirúrgica de toda o parte de una o ambas mamas). “No está demostrado científicamente que aumente la sobrevida. La decisión de esta operación se debe evaluar caso por caso”, explica.

Eduardo Béccar Varela, jefe de la Unidad de Patología Mamaria de Clínica San Camilo agrega que, en caso de operar y en todos los estadíos del cáncer de mama, siempre es prioridad garantizar la reconstrucción mamaria. “El mastólogo es cirujano y se ocupa de todo el tratamiento quirúrgico del carcinoma de mama y de las secuelas también. Estamos especializados en reconstrucciones mamarias; la nuestra es una especialidad que integra plástica y oncología mamaria; la llamamos cirugía mamaria oncoplástica. Nuestro objetivo es que la paciente quede sana, y eso incluye el aspecto estético”.

Derecho al acceso a los nuevos tratamientos para el cáncer de mama

Una investigación de All.Can Argentina reveló que tan sólo el 12% de los casos de cáncer en el país se detectan a través de tamizaje, screening o detección precoz. En el caso del cáncer de mama, se demora entre 5 y 6 meses desde la presentación de los síntomas hasta el diagnóstico. Y hasta el 30% de los casos de cáncer mamario se detectan cuando ya son avanzados.

Guillermo Lerzo afirma que la mamografía es el único método reconocido y oficializado para detectar cáncer de mama, al igual que el control ginecológico, una vez al año generalmente a partir de los 40 años. “Hay que garantizar que más mujeres lleguen oportunamente a la consulta -enfatiza-. El tema no pasa por tener o no un mamógrafo, sino por que las mujeres sepan que el acceso a la salud es un derecho. Faltan políticas de Estado que no cambien con cada gobierno. Hay muchas pacientes sin cobertura que están teniendo problemas en acceder a los tratamientos. Para las pacientes con un cáncer mamario metastástico, el mensaje es sencillo: es cierto, deben asumir que están enfermas. Tienen una enfermedad crónica, pero que no necesariamente es mortal. Hay tratamientos innovadores que van extendiendo la sobrevida”.

Por Gabriela Navarra @gabinavarra

redaccion@pensarsalud.com.ar ¡Escribínos!

Free Download WordPress Themes
Download WordPress Themes
Download WordPress Themes Free
Download WordPress Themes
udemy paid course free download

Tags: accion por la salud de la mujer | cáncer de mama | cáncer de mama metastásico | Mamografía | mastectomía | salud de la mujer

Notas relacionadas