¿Podemos vivir 140 años?

4 mayo, 2023

Las estadísticas mundiales muestran que, en casi todos los países, la vida humana se está extendiendo cada vez más. Pero ¿existe un límite biológico a la edad de nuestra especie? ¿Y se puede superar los 100 años con una buena calidad de vida? Estudios científicos comienzan a evaluar las evidencias en uno y otro sentido. Hay indicios de que algunos afortunados humanos que están vivos hoy podrían llegar a festejar sus 140 años de edad. Cómo, esa es la cuestión.

La esperanza de vida se ha multiplicado en el siglo XX gracias a las medidas de higiene, la salud pública y las vacunas. Según un flamante informe de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), la esperanza de vida al nacer aumentó de 66,8 años en el año 2000 a 73,3 años en el 2019 para ambos sexos. Las regiones con mayor esperanza de vida en el 2019 fueron Europa, con 78,2 años, y el Pacífico Occidental, con 77,7 años, seguidas por la Región de las Américas, con 77,2 años.

Esperanza de vida

Pero no es lo mismo el tiempo que se puede esperar vivir que el vivirlo con buena salud. En el 2019, las mujeres y los hombres de la Región de las Américas vivieron el 14,2% de su esperanza de vida con mala salud. Y la pandemia serruchó años de vida de los habitantes de muchos países, tanto ricos como pobres. Los hombres y las mujeres de Rusia y Estados Unidos, por ejemplo, perdieron más de 2 años de los que esperaban vivir.

En 2020, se perdieron más de 28 millones de años de vida en 31 países, con una tasa más alta en varones que en mujeres, de acuerdo con un estudio de la Universidad de Oxford. Los únicos países que parecen haber zafado de esta pérdida de años por culpa del COVID-19 son Taiwan, Nueva Zelanda, Islandia, Dinamarca, Noruega y Corea del Sur.

En la Argentina, la esperanza de vida pasó de los 45,7 años en 1950 a los 72,6 años en 2019, según datos de CEPAL. Pero el COVID-19 extrajo de uno a tres años de esa esperanza.

De acuerdo con la OPS, la esperanza de vida al nacer puede volver a crecer en el mundo a partir de este año. Sin embargo, habrá que tener en cuenta que aunque, en general, las mujeres seguirán viviendo significativamente más que los hombres, los últimos años no serán muy felices para ellas. Habitualmente las mujeres sufren de peor salud y más pérdidas discapacitantes de funciones que los varones.

Posponer la muerte: ¿podemos vivir 140 años?

Como sea, la especie humana no se amedrenta y ya está buscando nuevas formas de burlar a la muerte o, al menos, estirar los años en un contexto de envejecimiento saludable.

En 1997, la muerte de la francesa Jeanne Calmet, a los 122 años, desató la ilusión de atravesar la barrera de los 100 años con una sonrisa. Si bien los llamados “centenarios” son cada vez más –se estima que hay 577.000 personas mayores de 100 años en el mundo-, todavía no resulta claro qué factores inciden en semejante longevidad y cómo se logrará pasar la barrera de los 100 con buena salud.

Un reciente estudio de la Universidad de Georgia, en Estados Unidos, publicado en PLoS One, calculó que es posible posponer la mortalidad hasta los 140 años, al menos en algunos países desarrollados. De acuerdo con el modelo matemático utilizado por David McCarthy y sus colegas, los varones que nacieron en la década del 70 podrían soplar sus últimas velitas a los 141 años y las mujeres, a los 131.

Claro que estos cálculos matemáticos podrían encontrar límites biológicos, económicos y sociales. ¿Cuánto tiempo puede vivir una célula que nace, se reproduce y muere? Esto depende de las instrucciones genéticas de cada tejido y de factores como los nutrientes y el estrés oxidativo. Ya hay científicos que encontraron cómo manipular en el laboratorio el “reloj interno” que marca las horas de las células, de modo de extender el tiempo hasta el «gong» final. Pero entre el laboratorio de los científicos y la vida cotidiana de los humanos hay un largo trecho.

Recetas para vivir más (y mejor)

En principio, restringir las calorías que se ingieren a diario es una manera probada de vivir más, si uno es un gusano o un ratón. Otra manera de pasar los 100 es evitar las fracturas y caídas, que suelen ser una de las mayores causas de muerte en ancianos. También mantener baja la temperatura del cuerpo contribuye a vivir más, al menos en gusanos, moscas y ratones. En humanos, el frío podría ayudar a evitar que progresen ciertas enfermedades neurodegenerativas, como el Alzheimer y el Parkinson, que dependen de la acumulación patológica de ciertas proteínas en el cerebro. Pero lo más prometedor parece venir de la manipulación de genes de los “relojes” celulares que controlan el envejecimiento.

Reprogramar el reloj genético

Varios científicos anunciaron a lo largo de los últimos años que podían revertir el envejecimiento celular mediante trucos farmacológicos y el “tuneado” de genes. Pero, por el momento, todas las evidencias se limitan a animales de laboratorio.

Precisamente, un grupo de científicos de la Universidad de California, en San Diego, mostró esta semana en la revista Science que es posible usar biología sintética para modificar mecanismos genéticos que llevan al deterioro de las células. Al modificar el circuito genético que regula el envejecimiento celular a nivel del nucleolo y de la mitocondria –dos elementos importantes de la célula-, los investigadores liderados por Zhen Zhou lograron reprogramar la oscilación del reloj interno y prolongar un 82% la vida de células de levadura. Claro que una cosa es rejuvenecer la cerveza y otra muy distinta que un anciano logre saltar a la cuerda y resolver crucigramas más allá de los 100 años.

Algunos investigadores piensan que en el futuro será posible reprogramar los relojes genéticos internos para evitar la decrepitud de los años. A otros les interesa más garantizar que los años extra vengan acompañados por una buena capacidad psicofísica, de modo de poder disfrutarlos. Para esto, hoy ya existen algunas herramientas: un estilo de vida que incluya alimentación variada y lo más casera posible, con bajo contenido de grasas y azúcares; una rutina de movimiento diario y fortalecimiento muscular; suficientes horas de sueño cada noche; y evitar el aislamiento social; constituyen una receta para extender la vida con buena salud. No será tan sencillo como tomar una pastilla, pero garantiza vivir bien mientras se patea la pelota para adelante.

Por Alejandra Folgarait @alefolgarait
REDACCIÓN PENSAR SALUD
redaccion@pensarsalud.com.ar ¡Escribínos!
Download Best WordPress Themes Free Download
Download Premium WordPress Themes Free
Premium WordPress Themes Download
Download WordPress Themes
online free course

Tags: causas de muerte | longevidad | personas centenarias | principales causas de muerte en el país

Notas relacionadas