Por qué los expertos afirman que vivir con mascotas es bueno para la salud

vivir con mascota y persona de la mano
25 abril, 2022

Vivir con mascotas es una decisión que puede cambiar la vida. No sólo se trata de cuidar y darle de comer a ese perro o gato que juega con los chicos. Para los adultos, la compañía de un animal doméstico puede tener consecuencias benéficas sobre la salud. Tanto es así que algunos hospitales –como el de El Cruce, en Florencio Varela– permiten visitas o internación con perros.

Algunos de los perros hospitalarios son perros entrenados especialmente para cumplir una función terapéutica. Pero la mayoría son los verdaderos mejores amigos de la persona enferma. Permitir su presencia es una apuesta a lograr un efecto positivo de recuperación del paciente.

Vínculo amoroso y saludable

El vínculo emocional entre humanos y perros se remonta a más de diez mil años atrás. Esto ocurrió cuando el ser humano domesticó a algunos descendientes del lobo para cazar. La función de guardián familiar y la comunicación facial hicieron el resto. Los humanos seleccionaron especialmente a las razas de perros que mostraban expresiones “humanas” con sus músculos de la cara –especialmente alrededor de los ojos- y generaban empatía, según un reciente estudio.

“Los perros son únicos por su lazo recíproco con los humanos, que se manifiesta en la mirada mutua”, señala Ann Burrows, de la Universidad Duquesne, en Estados Unidos. “Los resultados preliminares de nuestro estudio nos permiten comprender mejor el rol de las expresiones faciales en la interacción perro-humano”. Las razas de perros que tenían más fibras musculares rápidas lograban comunicarse mejor con los humanos. Esto es así porque expresaban emociones faciales similares  y por eso resultaron domesticados. Los lobos, por el contrario, no poseen los músculos que les permiten a los perros adoptar rápidamente la conocida expresión de tristeza en los ojos.

Se han encontrado tumbas con perros y personas sepultados juntos durante la era Paleolítica. También hay pruebas de que los faraones egipcios y sus cortesanos se enterraban con perros momificados para poder vivir en su compañía y cazar en los cañaverales por toda la eternidad.

Este antiguo vínculo tiene propiedades sanadoras. Según el Centro de Control de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos, los perros contribuyen a bajar la presión arterial, el nivel de colesterol y triglicéridos, la sensación de soledad, la ansiedad y el estrés postraumático.

Vivir con mascotas: contra el estrés y el deterioro cognitivo

¿Por qué vivir con mascotas tiene una influencia tan notable en la vida de las personas? En principio, sacar al perro para que haga sus necesidades fomenta las caminatas al aire libre. A su vez, favorece el funcionamiento cardíaco y disminuye el peso corporal del dueño. Pero las mascotas también colaboran con la salud emocional y, según recientes trabajos, también ayudan a mantener la salud cerebral.

Numerosos estudios confirman que la relación de apego con un perro de compañía disminuye la depresión y la sensación de soledad, al mismo tiempo que aumenta la sensación de bienestar. Pero hay muchos otros beneficios de tener una mascota en la casa.

Vivir con mascotas, con un perro o un gato durante más de 5 años previene el deterioro cognitivo en los adultos mayores. La conclusión es de un estudio con casi 1.400 norteamericanos realizado en la Universidad de Michigan en Ann Arbor, Estados Unidos. Tras suministrarles distintos tipos de tests (numéricos, memoria de palabras, etc), los investigadores encontraron que, a lo largo de los años, los puntajes disminuían menos en los dueños de perros y gatos que en el resto de los individuos.

“Estudios previos habían sugerido que el vínculo humano-animal podía disminuir el estrés y los niveles de presión arterial”, señala la neuróloga Tiffany Braley. “Nuestros resultados  sugieren que tener una mascota también puede ser un factor protector contra el deterioro cognitivo”, reveló la investigadora, que presentará su estudio en el próximo Congreso Americano de Neurología, que se llevará a cabo en Seattle a principios de abril.

Los animales promueven la vida activa

Un estudio japonés publicado en la revista científica PLoS mostró que los adultos mayores que tienen perros sufren menos discapacidad. “El cuidado diario, la compañía y el ejercicio que requiere una mascota puede tener un rol importante en el envejecimiento exitoso”, subrayaron los autores del estudio liderado por Yu Taniguchi.

Tener una mascota es una de las mejores recetas para quienes padecen depresión y, también, para quienes han sufrido un infarto cardíaco o un ACV. Las personas que pasean a diario sus perros tienen un tercio menos de riesgo de sufrir diabetes, informó la American Heart Association.

Si bien no hay evidencias concluyentes de que tener un perro o un gato disminuya la mortalidad de sus dueños, cada vez hay más pruebas de que contribuyen a una longevidad saludable y activa, y a mantener los lazos sociales.

Cuidados mutuos al vivir con mascotas

La tendencia a tener animales domésticos aumenta en las ciudades. Perros y gatos también funcionan como una terapia para los chicos, que aprenden a cooperar y controlar sus emociones con los compañeros de cuatro patas.  Los especialistas en autismo y ADHD suelen recomendar que las familias adopten un perro para estimular la interacción de los chicos con otros. Pero no todas las mascotas son iguales.

Desde hurones a tortugas, distintos animales pueden convertirse en mascotas urbanas, pero se recomienda que las embarazadas no adopten nuevos gatos (que pueden transmitir toxoplasmosis) ni cobayos. En niños menores de 5 años no se aconsejan sapos ni reptiles, ya que también pueden transmitir enfermedades virales o parásitos a los pequeños.

Por supuesto, es importante que las mascotas de la casa estén sanas, visiten periódicamente a un médico veterinario y sean vacunadas contra la rabia y otras enfermedades que las afectan.

En la Argentina, se han registrado casos de rabia en gatos, perros y murciélagos que preocupan a las autoridades sanitarias. Según los datos reportados al Sistema Nacional de Vigilancia de la Salud, durante el periodo 2013-2020 el 82% de los casos de rabia animal correspondió a murciélagos insectívoros; 12% correspondió a bovinos y equinos, 4% a perros, 1% a gatos y otro 1% a animales silvestres como zorros y coatíes.

En 2021, por primera vez en 13 años, una persona murió por rabia en la provincia de Buenos Aires. De ahí la insistencia en vacunar a los animales domésticos, que brindan enormes beneficios a los humanos. pero que, en ocasiones, también pueden ponerlos en peligro.

Por Alejandra Folgarait @alefolgarait
REDACCIÓN PENSAR SALUD
redaccion@pensarsalud.com.ar ¡Escribínos!
Download Premium WordPress Themes Free
Download Premium WordPress Themes Free
Download Premium WordPress Themes Free
Download WordPress Themes
udemy course download free

Tags: actividad física | animales | depresión | deterioro cognitivo | envejecimiento | longevidad | mascotas | perros | rabia | vida moderna

Notas relacionadas