Alzheimer: novedades en el diagnóstico y el tratamiento para una crisis que será global

Nuevas drogas para frenar el Alzheimer
5 junio, 2023

La enfermedad de Alzheimer afecta a más de 300.000 argentinos y 1.418 murieron en 2020 por esta causa. En todo el mundo, al menos 44 millones de personas viven con esta patología que, por otra parte, está subdiagnosticada. Se trata de una crisis de salud global que va en aumento, porque el principal factor de riesgo es el envejecimiento y las personas viven cada vez más años. A partir del 2021 se vio con mucha esperanza la aparición de nuevas terapias para frenar su avance ¿Qué resultados han ofrecido las nuevas drogas y qué esperanzas hay en el horizonte para tratar la enfermedad de Alzheimer?

Placas amiloides como blanco terapéutico del Alzheimer

Como la mayoría de las enfermedades mentales, sus causas fueron complejas de hallar y de estudiar. Esta falta de investigación básica hizo naufragar cualquier terapia farmacológica. Entre 2004 y 2022, 98 compuestos llegaron a fase II y III de ensayos clínicos y no tuvieron éxito.

Pero desde hace algunos años, los científicos pensaron que habían encontrado un potencial blanco terapéutico: las placas amiloides. Son acumulaciones anormales de una proteína llamada beta-amiloide. Interfieren en la comunicación entre las neuronas, causan inflamación y estrés oxidativo. Además, las placas amiloides terminan formando una ovillos de proteínas tau, que contribuyen aún más a la degeneración neuronal y al deterioro cognitivo.

Todavía no hay una respuesta contundente acerca de por qué se produce esta acumulación de proteína beta-amiloide. Pero se piensa que podría ser una de las causas de la enfermedad de Alzheimer.

Frenar el Alzheimer: nueva generación de fármacos

Sobre el paradigma de las placas amiloides se sostiene la nueva generación de fármacos para frenar la enfermedad. Estas nuevas drogas para el tratamiento del Alzheimer son anticuerpos monoclonales y se trata de:

  • Aducanumab. Aprobada por la FDA de EE.UU. en junio de 2021. Desarrollada por el laboratorios Biogen bajo el nombre comercial de Aduhelm.
  • Lecanemab. Aprobada por la FDA en enero de 2023. Desarrollada por el laboratorio japonés Eisai (en sociedad con Biogen). Nombre comercial Leqembi.
  • Donanemab. En mayo de 2023 se dieron a conocer los primeros resultados de la fase III. Desarrollado por el laboratorio Eli Lilly.

A pesar de las grandes expectativas, la aparición en el mercado de estos fármacos no ha sido con todo el éxito esperado. Las primeras ilusiones se fueron desinflando a medida que se conocieron más detalles. Por su parte, el laboratorio Roche también tiene en gateras una droga con el mismo blanco terapéutico, gantenerumab, en un ensayo fase III que recién va por el primer año de los cuatro previstos.

Aduhelm, de la esperanza al fracaso

Aduhelm iba a inaugurar la nueva era de fármacos contra el Alzheimer. La droga mostró ser eficaz en la reducción de las placas amiloides. Pero, según un análisis de la FDA, ese efecto no implicaba un beneficio para el paciente. Es que para muchos expertos la acumulación de placas no sería la causa, sino la consecuencia más visible y detectable de la EA.

La empresa reinterpretó la información de esos ensayos clínicos y la FDA le dio una autorización condicional en 2021. Un año y medio después, el Congreso encontró irregularidades en este procedimiento.

La caída se materializó con la Agencia Europea de Medicamentos decidió no autorizar su venta en ese continente y luego con la decisión del seguro público de salud de EE.UU. Medicare de no incluirlo en su cobertura.

Mismo blanco terapéutico y mismos efectos adversos

La siguiente aprobación de la FDA, también por la vía rápida fue Leqembi. Esta vez la agencia fue más cautelosa. Solo autorizó la droga para el mismo subgrupo en el que fue probada durante el ensayo clínico: pacientes en la etapa temprana de la EA y con un confirmación de placas amiloides.

Y tuvieron más cuidado con otro problema que habían percibido con Aduhelm: los efectos adversos graves. Ambas drogas pueden producir inflamación cerebral y/o sangrado cerebral, y no se recomienda su uso junto con anticoagulantes.

Sin embargo, con Leqembi parece haber más claridad en la evidencia obtenida a partir de los ensayos clínicos. Los pacientes tuvieron una disminución más lenta en las funciones de memoria y resolución de problemas durante los primeros 18 meses de la prueba que quienes recibieron placebo.

Esto se midió con un test cognitivo con una escala de 18 puntos, donde la mejora fue de 0,45 puntos. En porcentaje, fue 27% más lenta que en el grupo al que se le dio placebo. El resultado no es contundente.

Donanemab, el siguiente candidato

En tanto, Donanemab es la tercer fármaco contra la EA camino a aprobarse. El ensayo clínico de fase 3 mostró que el 47% de quienes tomaron el anticuerpo monoclonal no reportaron un deterioro clínico un año después. Entre el grupo placebo ese porcentaje fue del 29%. Otro resultado que no es revolucionario, aunque frenar el deterioro cognitivo es un gran logro.

No obstante, los efectos secundarios siguen presentes: el 24% presentó inflamación y sangrado cerebral y el 6% mostró mareos, dolor de cabeza o desmayos. Es el doble que lo observado con Leqembi.

Nuevo paradigma: cóctel de fármacos

En cualquier caso, los expertos definen los resultados de esta nueva tanda de fármacos como significativos, pero modestos. “La acumulación de datos sugiere que es poco probable que los anticuerpos anti amiloide por sí solos sean suficientes para detener o revertir el curso de la EA”, advierte un trabajo reciente firmado por dos de los mayores expertos en esta patología.

Sin embargo, menciona que esta estrategia, complementada con otras, podría ser el inicio de nuevos y efectivos tratamientos contra esta patología. El estudio detalla otras estrategias que pronto podrían estar disponibles para los pacientes:

  • Atacar la inflamación. La inflamación crónica es un rasgo característico del envejecimiento y está asociada con la disminución del volumen cerebral y el deterioro cognitivo.
  • Plasticidad sináptica y la neuroprotección. Se están investigando fármacos que tienen como objetivo mejorar la plasticidad sináptica y proteger las células cerebrales contra el daño.
  • Enfoque en el metabolismo y la función vascular. Cambios en el metabolismo y problemas vasculares pueden contribuir al desarrollo y progresión de la EA. Se están estudiando medicamentos ya en el mercado con el objetivo de reposicionarlos para tratar esta patología. Ejemplos: metformina (antidiabético); telmisartán y perindopril (antihipertensivos) y el anticoagulante dabigatrán.

El estudio no apunta a un tipo de droga en particular, sino a la posibilidad de hacer un cóctel de nuevas drogas para frenar el Alzheimer. “Los tratamientos combinados son el estándar de atención para muchas enfermedades del envejecimiento, incluido el cáncer y las enfermedades cardiovasculares”, advierten los autores.

También, mejoras en el diagnóstico

Hasta el 2012, el diagnóstico preciso de enfermedad de Alzheimer solo ocurría tras la muerte del paciente, a partir de una biopsia del cerebro. Pero ese año se aprobó una prueba diagnóstica a partir de una tomografía por emisión de positrones (PET) que detecta placas amiloides. Y la ciencia sigue avanzando en nuevas formas de diagnóstico más sencillas y que permitan una detección más temprana.

Entre ellas, se puede mencionar un prueba de sangre ya aprobada (PrecivityAD) y escaneos de la retina. Y también se están comenzado a tipificar las variantes de Alzheimer para poder ser más precisos con la medicación administrada.

“En un futuro cercano, las pruebas simples y económicas podrían informar de terapias de combinación óptimas a través de un enfoque de medicina personalizada que se adapte a la biología y patología únicas de cada paciente”, concluye la publicación.

En cualquier caso, los expertos entienden que estamos ante el amanecer de una nueva era para tratar la enfermedad de Alzheimer. Como ocurre con todo fármaco de nueva generación, implica un precio alto. Afrontarlo se justificaría, si lograra aliviar la carga sanitaria, social y económica que significa esta enfermedad para la sociedad y para cada familia del paciente.

Por Lucas Viano @LucasViano
REDACCIÓN PENSAR SALUD
redaccion@pensarsalud.com.ar ¡Escribínos!
Download WordPress Themes
Download Best WordPress Themes Free Download
Download Best WordPress Themes Free Download
Free Download WordPress Themes
udemy course download free

Tags: Aduhelm | Alzheimer | demencia | diagnóstico del Alzheimer | Donanemab | escaneo de retina | fármacos para el alzheimer | Leqembi | PET | placas amiloides | PrecivityAD | tratamiento para el alzheimer

Notas relacionadas