Tartamudez: nuevos descubrimientos desmitifican el trastorno del habla

tartamudez en niños nuevos descubrimientos
7 junio, 2023

Pocas cosas más mortificantes para un niño que padecer tartamudez. El trastorno para hablar no sólo le impide expresarse fluidamente y le genera ansiedad sino que también lo hace víctima de hostigamiento y estigmatizaciones durante su crecimiento. Sin embargo, la mirada sobre este problema está cambiando. Nuevos descubrimientos científicos revelan que la tartamudez es un trastorno neurobiológico muy frecuente ligado a la velocidad de la transmisión de impulsos entre neuronas cerebrales y a los niveles de dopamina. Por lo tanto, podría tratarse con psicofármacos, además de fonoaudiología.

Un problema neurológico

Históricamente, la tartamudez se asoció con un bajo nivel intelectual, pero hoy se sabe que nada tienen que ver uno con otro. Grandes líderes, desde el rey británico Jorge VI hasta el presidente norteamericano Joe Biden, y artistas como Emily Blunt y Ed Sheeran, por no insistir con Jorge Luis Borges, han padecido este trastorno, que hoy se conoce como “disfluencia”.

Si bien durante mucho tiempo se pensó que la tartamudez se relacionaba con traumas infantiles o con alteraciones anatómicas de la lengua y la laringe, ahora resulta claro que se trata un problema neurológico como puede serlo la epilepsia o la dislexia. Generalmente aparece entre los 2 y los 7 años, cuando los niños comienzan a aprender el lenguaje, y en el 80% de los casos se resuelve antes de la adultez. Como consecuencia de golpes en la cabeza o accidentes cerebrovasculares, la disfluencia también puede presentarse en personas mayores. Además, se da frecuentemente en familias, y más en varones que en chicas.

Se estima que unas 70 millones de personas –y 5% de los niños- sufren este problema para iniciar la pronunciación de palabras, por lo que repiten las sílabas iniciales o los monosílabos y demoran más tiempo en terminar las oraciones. Otras alteraciones típicas son la prolongación de palabras, los bloqueos y los circunloquios en el habla. También pueden presentarse parpadeos repetidos, tics, temblores y ansiedad social.

Complejidad y avances

La complejidad del trastorno del neurodesarrollo y los pocos estudios científicos existentes no han hecho más que generar mitos sobre las personas que lo padecen. Pero comienzan a aparecer algunas claves y nuevos descubrimientos que pueden cambiar todo sobre la tartamudez.

Recientemente se encontraron un puñado de variantes genéticas asociadas con el tartamudeo, lo cual hizo descartar que la tartamudez fuera causada por un solo gen. Aunque es difícil establecer todavía un área del cerebro responsable del trastorno, en las últimas dos décadas se hizo evidente que las conexiones cerebrales en ciertas áreas donde se procesa el lenguaje, en el hemisferio izquierdo, y en el cuerpo calloso -que une a un hemisferio cerebral con otro- son diferentes en las personas con tartamudez.

Otros estudios mostraron que estos pacientes tienen afectados los ganglios basales. Son núcleos de neuronas interconectados entre sí, con el tálamo y la corteza cerebral que participan en el inicio del movimiento y su control. La actividad de estos ganglios o núcleos profundos del cerebro está regulada por el neurotransmisor dopamina. Se ve afectada tanto en la enfermedad de Parkinson como en la tartamudez.

Tratamientos posibles

La hipótesis actual es que en la tartamudez habría un exceso de dopamina que altera el funcionamiento de ciertos ganglios basales que controlan el inicio del habla (el ON y OFF de las palabras). Especialmente, en el núcleo estriado del cerebro. De ahí que el psiquiatra norteamericano Gerald Maguire, de la Universidad de California, proponga el uso de psicofármacos que actúan sobre el circuito de la dopamina para tratar la disfluencia y el control de los músculos del habla.

Por otra parte, para tratar la tartamudez se ha usado una familia de drogas antipsicóticas (risperidona, olanzapina, etc.) que tienen notables efectos adversos Por eso, hoy se ensayan dos nuevas drogas para la disfluencia: el ecopipam y la deutetrabenazina.

Terapias del lenguaje complementarias

Existen, también, numerosos tratamientos fonoaudiológicos del lenguaje y terapia cognitivo conductual para reducir la tartamudez y sus trastornos emocionales asociados. Los especialistas recomiendan iniciar la terapia del lenguaje lo más tempranamente posible, para evitar la progresión de la enfermedad, que primero comienza con problemas para decir ciertas palabras y luego se extiende a frases y al habla en general.

Actualmente, también se está experimentando con terapia transcraneal, que utiliza electrodos ubicados en el cráneo para estimular ciertas áreas del cerebro vinculadas al lenguaje. También se intenta estimular el hemisferio izquierdo mediante terapia transcraneal magnética, que utiliza imanes y no es invasiva. Finalmente, la estimulación profunda de los ganglios basales o el tálamo mediante electrodos que se insertan profundamente en el cerebro- una terapia que se utiliza para el Parkinson- también se está probando para tratar la tartamudez severa en adultos.

En todos los casos, los especialistas subrayan el rol del entorno del paciente a la hora de colaborar con el tratamiento y eliminar las barreras educativas y laborales que usualmente les impiden desarrollarse. En lugar de estigmatizar a las personas con disfluencia del lenguaje, apartarlos o hacerles burla, es fundamental asegurarles el acceso a terapistas del lenguaje desde el jardín de infantes.

Aprender a cantar y a tocar instrumentos musicales son recomendaciones útiles para los chicos con disfluencia, así como también estimular la lectura en voz alta.

Por Alejandra Folgarait @alefolgarait
REDACCIÓN PENSAR SALUD
redaccion@pensarsalud.com.ar ¡Escribínos!
Download WordPress Themes
Premium WordPress Themes Download
Download Best WordPress Themes Free Download
Download Nulled WordPress Themes
free download udemy paid course

Tags: deutetrabenazina | disfluencia | dopamina | ecopipam | el habla | fonoaudiología | ganglios basales | jardín de infantes | lectura | musicoterapia | neurodesarrollo | Neurologicos | otorrinolaringología | otorrinología | tartamudez | terapia cognitiva | terapia del lenguaje | terapia transcraneal | terapia transcraneal magnética | tic | trastorno del habla

Notas relacionadas