Vacunas contra la viruela del mono: lo que hay que saber

vacunación intradérmica viruela
25 agosto, 2022

Ante el aumento significativo de casos en todo el mundo la buena noticia es que existen vacunas contra la viruela del mono. No obstante, la Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió que la efectividad no es del 100% y que es preciso recurrir a otras para frenar la pandemia de viruela del mono. Todas las miradas están puestas hoy en la nueva vacuna contra la viruela símica.

Existe una vacuna reformulada en 2019 contra la viruela clásica que tiene efectividad contra la variante de la enfermedad actual, aunque la producción mundial es limitada. La vacuna, llamada “Jynneos”, sólo se produce en una planta al norte de Copenhague del laboratorio danés Bavaria Nordic. La empresa ya avisó que no tiene capacidad para responder al incremento de la demanda mundial.

Desde que el médico inglés Edward Jenner probó en 1876 que la inoculación con pus de personas infectadas con el virus de la viruela permitía evitar la viruela en humanos, se probaron distintos métodos para inmunizar a niños y adultos contra la enfermedad que causaba millones de muertes en Europa.

La vacuna viral permitió eliminar la viruela de la faz del mundo. Por eso se decidió, en la década del 70 del siglo pasado, que ya no era necesario seguir vacunando a los niños. Sólo se guardaron ejemplares de los virus en Estados Unidos y Rusia, y se elaboraron desde entonces unas pocas miles de vacunas cada año con propósitos de defensa contra el bioterrorismo. Pero la viruela resurgió, con una cara más benigna.

Síntomas similares, pero nuevas formas de transmisión

El virus de la viruela símica es un Ortopoxvirus que causa una enfermedad con síntomas similares, pero menos graves que los de la viruela tradicional.

Aunque la viruela clásica fue erradicada en 1980, la viruela del mono ha continuado circulando en países de África central y occidental. El brote que se declaró en Europa en mayo pasado ya enfermó a unas 40.000 personas y causó más de una docena de muertes, según la OMS. Y ya se extendió por más de 100 países.

La viruela símica se presenta con los siguientes síntomas:

  • Fiebre: dura entre 1 y 3 días
  • Dolor de cabeza
  • Dolores musculares
  • Cansancio
  • Erupción cutánea: dura de 2 a 4 semanas. Las lesiones evolucionan de máculas (lesiones con una base plana) a pápulas (lesiones firmes y dolorosas elevadas), a vesículas (llenas de líquido claro) y a pústulas (llenas de pus), seguidas de costras.
  • Ganglios linfáticos inflamados

Se han detectado nuevas formas de transmisión, no sólo por contacto físico sino también a distancia al aire libre, en recitales donde la gente baila cerca y puede emitir gotitas aéreas. Inclusive se ha comprobado el contagio de un hombre a un perro doméstico, un galgo italiano que vive con sus pareja de dueños en París, según publicó la revista The Lancet recientemente. De ahí la importancia de que las personas reconozcan los síntomas y se aíslen hasta que las costras de la piel se caigan.

Varias generaciones de vacunas hasta Jynneos

La forma más eficaz de prevención es la vacunación. La buena noticia es que aquellos vacunados contra la viruela clásica hace muchos años atrás están protegidos hoy, aunque sea parcialmente, contra la viruela del mono. El resto, deberá vacunarse o tomar medidas de cuidado para reducir el riesgo de contagio.

Además de la vacunas experimentales contra la viruela, existen ahora vacunas de nuevas generaciones aprobadas por la Oficina de Drogas y Alimentos (FDA) de Estados Unidos y también por las autoridades regulatorias europeas para la viruela del mono.

Hasta poco tiempo atrás se utilizaba mayormente una vacuna de segunda generación basada en el virus vaccinia atenuado, de nombre “ACAM2000”. Implicaba cierto riesgo de efectos adversos severos, pero se utilizaba para personal militar y profesionales de laboratorio en contacto con muestras sospechosas. En 2019 se desarrolló una nueva vacuna elaborada con un virus inactivado de la cepa Ankara, llamada “Jynneos”. Es la que hoy se administra en dos dosis inyectables. Esta vacuna está aprobada para mayores de 18 años y puede utilizarse en niños dentro de protocolos específicos.

vacunas contra la viruela del mono

Aunque la OMS todavía no recomienda la vacunación masiva con la nueva vacuna, hay algunos lugares de Estados Unidos y Europa donde se la ofrece ya sistemáticamente a hombres que mantienen sexo con hombres, ya que son el grupo donde se presenta el 94% de los casos en la actualidad.

Escasez de vacunas frente a la demanda mundial

La vacuna se recomienda en forma preventiva y también como profilaxis postexposición, hasta 4 días después de haber tenido contacto con una persona enferma. La vacuna alcanza su máxima efectividad 14 días después de la segunda dosis, pero su efectividad no sería mayor al 85%.

De hecho, se observan ya infecciones breakthrough entre las personas que fueron vacunadas con Jynneos. “Desde el principio sabíamos que esta vacuna contra la viruela no sería una bala de plata, que no cubriría todas las expectativas, además de que no conocíamos su efectividad en el contexto actual”, reconoció Rosamund Lewis, experta de la OMS, en conferencia de prensa. Pero es lo que hay.

Hasta ahora, el laboratorio Bavarian Nordic tenía capacidad para producir 30 millones de dosis anuales. Aunque ya informó que elevará su capacidad de producción hasta las 60 millones de dosis, sus ejecutivos advirtieron que no alcanzarán a satisfacer la demanda mundial. En consecuencia, el laboratorio dinamarqués está en tratativas con uno norteamericano para que elabore también la vacuna desde cero.

Cambiar la forma de administración

Por su parte, las autoridades sanitarias estadounidenses decidieron el 9 de agosto pasado cambiar la forma de administración de la vacuna Jynneos. Para obtener 5 dosis a partir de cada una, la administración pasó de aplicarse subcutánea a intradérmica. Además se separa el intervalo entre la primera y la segunda dosis.

Todavía no hay datos acerca de si la dosis menor será igualmente eficaz para disparar la producción de anticuerpos y evitar las formas graves de la viruela símica. Sin embargo, los estudios de laboratorio muestran que la respuesta de anticuerpos no sería menor. Incluso, que un quinto de la dosis recomendada inicialmente es segura.

La Unión Europea también ofrecerá un quinto de la dosis de la vacuna contra la viruela símica, que allí se llama “Imvanex”, en forma intradérmica.

“La vacuna Jynneos  se puede usar en personas inmunocomprometidas, incluidos pacientes con HIV, pero no tenemos datos aún sobre su uso en embarazadas”, informó Boghuma Kabisen Titanji, profesora asistente de Medicina de la División de Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Emory, en Estados Unidos. La especialista también explicó que la nueva administración intradérmica –en las capas superficiales de la piel- probablemente tendrá una efectividad similar a la dosis completa subcutánea. Se debe a que la piel está repleta de células inmunológicas capaces de amplificar las defensas contra el virus de la viruela símica.

Distribución de la vacuna en Estados Unidos y Europa

En Estados Unidos, donde se han detectado más de 14.000 casos entre adultos y niños, se distribuyeron ya unas 650.000 dosis de la vacuna, del total de 1, 1 millón que le entregó el laboratorio danés. Con la nueva forma de administración intradérmica, las 400.000 dosis que todavía no se distribuyeron podrían convertirse en 2 millones próximamente. La Unión Europea adquirió 50.000 dosis de Jynneos. Por su parte, Alemania compró 40.000 dosis; Gran Bretaña, 54.000, e Israel, 5.500, según reveló la agencia de noticias Bloomberg.

En la Argentina, donde se han diagnosticado ya más de 70 casos, todos en hombres, no hay todavía indicación de vacunación para ningún grupo de riesgo. De hecho, la vacuna Jynneos sólo está disponible en países europeos y en Norteamérica, por el momento, aunque la OPS está en tratativas para obtenerla para Latinoamérica.

Controlar y disminuir el riesgo

“Es importante subrayar que la viruela del mono se puede controlar incluso sin vacunas”, señaló David Heymann, profesor de Epidemiología de las Enfermedades Infecciosas en la London School of Hygiene & Tropical Diseases.

Heymann estudia hace décadas la viruela del mono en África y asegura que los comportamientos humanos serán más importantes que cualquier otra medida a la hora de frenar la expansión de la epidemia actual. De hecho, la comunidad gay de Londres parece haber tomado nota del riesgo, y los casos comenzaron a disminuir.

Las recomendaciones del Centro de Control de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos para disminuir el riesgo de contagio son:

  • Autoaislamiento ante síntomas (sarpullido, ampollas, fiebre).
  • Limitación de contactos sexuales.
  • Evitar tocar las lesiones cutáneas propias y ajenas. No rascarse.
  • Lavar manos, objetos sexuales y ropa de cama después de tener sexo.
  • Disminuir la participación en reuniones multitudinarias y festivales donde se produzcan contactos cercanos y besos.
  • Utilizar condones y guantes que cubran la piel durante la actividad sexual.
  • No tocar mascotas si se tienen síntomas.
  • No afeitarse si se tienen lesiones en la piel (hasta que caigan las costras).
  • Usar máscaras en situaciones sociales si se está enfermo.
  • Consultar a un médico ante los primeros síntomas.
Por Alejandra Folgarait @alefolgarait
REDACCIÓN PENSAR SALUD
redaccion@pensarsalud.com.ar ¡Escribínos!
Download WordPress Themes
Download Premium WordPress Themes Free
Download Nulled WordPress Themes
Free Download WordPress Themes
free online course

Tags: ACAM2000 | combinación de vacunas | covax | Edward Jenner | equidad | escasez de vacunas | Imvanex | inmunidad | OPS | Ortopoxvirus | vacuna Jynneos | vacuna viruela | vacunas | viruela del mono | viruela símica

Notas relacionadas