Coronavirus: la sangre de pacientes recuperados podría salvar vidas

Coronavirus
26 marzo, 2020

Una publicación en la prestigiosa revista científica Nature da cuenta de cómo en Nueva York apelan a una vieja técnica, que fue utilizada durante la fiebre española, para tratar a pacientes con Coronavirus.

El proyecto de Plasma Convaleciente COVID-19 ya es implementado en más de 20 instituciones de los Estados Unidos. Consiste en utilizar la sangre de aquellos infectados por el virus que hayan sido curados y tengan anticuerpos para ayudar a los pacientes convalecientes a batallar contra la enfermedad de forma más rápida.

Con esta técnica, los investigadores esperan que el plasma rico en anticuerpos pueda mantener a las personas fuera de cuidados intensivos en la ciudad de Nueva York, el epicentro del brote en Estados Unidos. También empezaron a explorarlo en España.

Una alternativa a la espera de la vacuna contra el Coronavirus

Una ventaja del tratamiento con plasma es que está disponible de inmediato, mientras que los medicamentos y las vacunas tardarán meses en desarrollarse.

Según los investigadores, el tratamiento garantiza seguridad siempre que la sangre se analice previamente en busca de virus y otros agentes infecciosos.

“Cada paciente que podemos mantener fuera de la Unidad de Cuidados Intensivos es una gran victoria logística porque hay atascos en los hospitales”, dice Michael Joyner, anestesiólogo y fisiólogo de la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota.

El plan de utilizar plasma convaleciente fue anunciado por el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, esta semana. “Creemos que es prometedor”, dijo. Gracias a los esfuerzos de los investigadores, la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) aseguró que permitirá el uso de emergencia de plasma para pacientes necesitados.

Los investigadores esperan que el uso se extienda también a las personas con alto riesgo de desarrollar COVID-19, como las enfermeras y los médicos. Estiman que podría prevenir enfermedades.

El respaldo de científicos

Arturo Casadevall, un inmunólogo de la Universidad Johns Hopkins en Baltimore, Maryland, insiste en el uso de la sangre como un tratamiento COVID-19 desde fines de enero. Se refiere a esta medida como ‘terapia de anticuerpos pasivos’ porque una persona recibe anticuerpos externos en lugar de generar una respuesta inmune por sí misma, como lo haría después de una vacuna.

Casadevall pidió respaldo en un editorial publicado en el Wall Street Journal. Científicos de diferentes disciplinas se unieron a su propuesta. Los virólogos comenzaron a buscar pruebas que pudieran evaluar si la sangre de una persona contiene anticuerpos contra el coronavirus. Los especialistas en ensayos clínicos pensaron en cómo identificar e inscribir candidatos para el tratamiento. Los estadísticos crearon repositorios de datos. Y obtuvieron la autorización reglamentaria para probarlo en ensayos clínicos.

Pruebas en distintas etapas

En Estados Unidos, los investigadores planean aplicar el tratamiento con plasma a los pacientes en una etapa temprana de la enfermedad y ver si avanzan a la atención crítica. Otro ensayo incluiría los casos más graves. El tercero exploraría el uso del plasma como una medida preventiva para quienes estén en contacto cercano con las personas confirmadas con COVID-19. Y se evaluaría con qué frecuencia esas personas se enferman después de una transfusión en comparación con otras que estuvieron expuestas de manera similar pero no fueron tratadas.

De acuerdo a lo estimado, estos resultados serían medibles al mes de llevar a cabo el procedimiento.

PENSAR SALUD

 

Download WordPress Themes Free
Download WordPress Themes Free
Download WordPress Themes Free
Download WordPress Themes
free download udemy course
download huawei firmware
Download Nulled WordPress Themes
free online course

Tags: coronavirus

Notas relacionadas