Alcohol y embarazo: un dúo peligroso que no admite permisos

mujer embarazada
7 septiembre, 2021

Tomar alcohol durante el embarazo fue señalado como peligroso desde épocas inmemoriales. Un reciente trabajo de la Revista Archivos Argentinos de Pediatría dice que Aristóteles expresa que los hijos de madres que habían bebido durante la gestación eran “taciturnos y lánguidos”.

A mediados del siglo pasado, en 1957, se publicó el primer trabajo científico que daba cuenta del daño del alcohol al feto. Después, en 1973, fue definido como “Síndrome de Alcohol Fetal”, que abarca 3 aspectos:

  • dismorfias craneofaciales características,
  • trastornos en el crecimiento pre y posnatal y,
  • alteraciones del neurodesarrollo y la conducta.

A estos desórdenes se los llama Espectro de Desórdenes Fetales del Alcohol. La forma más grave es el Síndrome Alcohólico Fetal que, en alusión a la duración del embarazo, se conmemora todos los años el 9 de septiembre (9/9).

El alcohol siempre fue peligroso para una embarazada

“Consumir alcohol durante el embarazo siempre va a ser peligroso. No existe una dosis segura. El período de mayor riesgo es durante los primeros 3 meses, donde ocurre el desarrollo más importante de órganos. Sin embargo, dado que el sistema nervioso central se sigue desarrollando a lo largo de todo el embarazo, los riesgos siguen siendo altos durante toda la gestación”, indica Luis Antonio Díaz Piga, Especialista en Gastroenterología y Hepatología de la Pontificia Universidad Católica de Chile, coautor de un importante trabajo sobre políticas públicas en América Latina para disminuir las consecuencias de los desórdenes en el consumo de alcohol.

Díaz Piga añade que -además de las enumeradas- el síndrome agrega otros problemas: articulares, defectos cardíacos, renales y óseos. Además, dice que los niños nacidos con esta condición tienen problemas de marcha, de coordinación, de adquisición del lenguaje y de aprendizaje.

Las consecuencias de consumir alcohol durante el embarazo son a largo plazo. A medida que pasan los años el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) puede aparecer como consecuencia de este síndrome. También, el consumo de alcohol y de drogas, las conductas violentas, la depresión y las dificultades para estudiar, trabajar o realizar una vida dentro de parámetros normales.

Tolerancia cero

“El riesgo es dosis-dependiente -enfatiza el especialsita-. Es decir, a más exposición al alcohol, más posibilidad de consecuencias. Lo recomendable es suspender por completo el alcohol y que aquellas mujeres que no puedan dejar de beber accedan a tratamientos con equipos de psiquiatría para recibir ayuda que les permita dejar de consumir de forma segura.”

Un metaanálisis publicado en el Jama Pediatrics de octubre de 2017 sobre 24 estudios internacionales acerca del alcance mundial de este síndrome especifica que afecta aproximadamente a 7.7 de cada 1000 nacidos vivos. Además,  que una de cada 13 mujeres que han consumido alcohol durante el embarazo da a luz a un niño enfermo por esa causa.

Un panorama que preocupa

En la Argentina el consumo de alcohol durante el embarazo no parece un problema menor. Los adolescentes comienzan a consumir alcohol en edades tempranas (el 80 % antes de los 15 años) y los patrones de consumo ya no responden a divisiones de género. 

“Si se calcula que el 45% de los embarazos no son planeados y que entre un 15 % y un 25 % de las mujeres tienen consumos episódicos excesivos o binge drinking, que implica beber más de 4 tragos estándares en una ocasión (vaso de cerveza, una copa de vino o una medida de bebida blanca), estamos ante un porcentaje significativo de gestantes que expondrán al feto a cantidades significativas de etanol antes de saber que están embarazadas”, indica Luis A. Ahumada, médico pediatra y Magister en Gerencia y Administración de Servicios de Salud.

Ahumada comenta que un estudio realizado en la provincia de Santa Fe. Sobre 614 mujeres, el 75,2 % había consumido, al menos, un trago de alcohol. Y el 15,1 % reconoció haber tenido un evento de consumo episódico excesivo durante la gestación.

“Menos de la mitad de las mujeres suspendió el consumo de alcohol durante el embarazo, aunque la mayoría expresó que lo había disminuido”, añade el médico, experto en el tema.

“El problema es que incluso dosis bajas pueden generar problemas durante el desarrollo fetal con consecuencias para toda la vida -advierte Díaz Piga-. A nivel país, es importante establecer políticas públicas que disminuyan el consumo de alcohol, incluidas las mujeres en edad fértil. Y la recomendación es que aquellas mujeres que buscan un embarazo deberían dejar de beber alcohol, de fumar o de consumir drogas. También se recomienda consumir ácido fólico los meses previos al intento de quedar embarazada, porque eso disminuye los riesgos de malformaciones del sistema nervioso central.”

Díaz Piga añade que los países con mayor consumo alcohólico femenino son República Checa, Lituana e Irlanda. Y, en América Latina, Argentina encabeza la lista de aquellos donde más alcohol consumen las mujeres.

Por Gabriela Navarra @gabinavarra
REDACCIÓN PENSAR SALUD
redaccion@pensarsalud.com.ar ¡Escribínos!

 

 

Premium WordPress Themes Download
Premium WordPress Themes Download
Download WordPress Themes
Free Download WordPress Themes
udemy paid course free download
download redmi firmware
Download WordPress Themes Free
udemy course download free

Tags: alcohol | consumo responsable | embarazo | embarazo y nutrición

Notas relacionadas