Adultos mayores: ¿Aislamiento y vida activa son compatibles?

28 septiembre, 2020

El COVID-19 parece tener una especial predilección por los adultos mayores, especialmente aquellos que tienen otras enfermedades asociadas (diabetes, hipertensión, insuficiencia cardíaca, EPOC). El riesgo pandémico aumentado se suma a muchos otros de la llamada “tercera edad”: no sólo un aumento de fracturas sino también de demencia, una enfermedad neurológica que afecta hasta al 8% de los mayores de 60 años, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Un desafío antes y después de la pandemia

En contrapartida, asoma lo que se ha calificado como “revolución senior”. Se trata de la incorporación creciente a la educación universitaria y el emprendedorismo de adultos mayores de 45 años. Antes, la perspectiva era retirarse a cuidar a los nietos. Lo cierto es que nada parece indicar que deban resignarse sólo a decaer pasivamente.

Un nuevo estudio  publicado en la revista JAMA, estima que el 40% de los casos de demencia podrían ser evitados o postergados si se controlan 12 factores de riesgo. Entre ellos figuran el consumo de alcohol, la presión arterial y la exposición al aire contaminado del ambiente.

Es imprescindible mantener la estimulación cognitiva y abandonar el sedentarismo, además de mantener estrictas medidas de higiene y usar máscaras.

En este complejo escenario, el envejecimiento saludable se presenta como el nuevo desafío pos-pandemia. Incluso hoy, dicen los expertos, los adultos mayores pueden ejercitar sus capacidades psicofísicas en sus hogares.

Grupo de riesgo

El riesgo de muchas enfermedades, como las cardiovasculares y el COVID-19, aumentan progresivamente con la edad. Según el  Centro de Control de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos,  8 de cada 10 muertes debidas al coronavirus se producen en personas mayores de 65 años. Comparados con adultos jóvenes (18 a 29 años), los adultos mayores de entre 75 y 84 años tienen ocho veces más probabilidad de ser internados y 220 veces más probabilidades de morir.

Es aconsejable que los ancianos, en la medida de lo posible, realicen una caminata al sol por las cercanías del hogar.

Las cifras de contagios y muertes en geriátricos confirmaron esta tendencia preocupante en distintos países del mundo. De ahí que se recomiende a los adultos mayores salir lo menos posible de sus hogares y disminuir los contactos familiares. Sin embargo, la otra cara de esta moneda son la depresión y el aislamiento de los ancianos. Es imprescindible mantener la estimulación cognitiva y abandonar el sedentarismo, además de mantener estrictas medidas de higiene y usar máscaras.

La clave: mantenerse activos

La OMS subraya la importancia de que los mayores mantengan contacto social a través del teléfono y la computadora. Aunque las autoridades sanitarias recomiendan que las compras de provisiones sean hechas por personas jóvenes voluntarias o por vecinos, también aconsejan que los ancianos no dejen de moverse en la casa y que realicen, en la medida de lo posible, una caminata al sol por las cercanías del hogar.

“Mantener la distancia física no significa aumentar la soledad”, señaló Alicia Arbaje, gerontóloga de la Universidad Johns Hopkins, de Estados Unidos. “Tenemos que mantener a los adultos seguros, pero no olvidar que el aislamiento social puede tener un impacto negativo en el sistema inmunológico y la salud mental de los ancianos”.

Envejecimiento saludable

Encargar a los nietos que les enseñen a usar el video chat del teléfono celular a los abuelos es una manera de fomentar los vínculos. La autonomía de los adultos mayores puede aumentar durante la cuarentena si aprenden a utilizar aplicaciones móviles para encargar comida, hacer compras en los supermercados por vía digital, jugar ajedrez, hacer crucigramas o sudokus por internet.

La realización de ejercicios físicos debe mantenerse todo lo posible, ya que la pérdida de masa muscular durante el envejecimiento (sarcopenia) se asocia con múltiples dolencias y discapacidad después de los 80 años.

Algunos ejemplos de ejercicios simples para hacer en la casa o alrededores:

  • Estirar y flexionar músculos de brazos y piernas sentado en una silla
  • Subir un piso del edificio por la escalera
  • Pararse para hablar por teléfono

Los neurólogos también recomiendan:

  • Bailar
  • Practicar juegos de mente
  • Armar rompecabezas y listas
  • Ordenar fotos antiguas
  • Llevar un diario de las actividades cotidianas

El ejercicio cognitivo y físico es indispensable. Hasta que los científicos encuentren alguna forma de contrarrestar la degeneración muscular y cerebral que sobreviene con la edad es la receta más recomendable: moverse.

Chequeo médico

Si bien no existe ningún medicamento todavía que prevenga el Alzheimer, investigadores suizos están probando en ratones una droga inmunosupresora (rapamicina) para disminuir la pérdida muscular, según acaban de publicar en la revista Nature Communications.

Los chequeos médicos pueden retrasarse pero no deberían posponerse indefinidamente, especialmente en quienes sufren enfermedades crónicas. Lo mejor es aprovechar las consultas virtuales con especialistas mediante sistemas como “Hola doctor!” y pedir estudios de sangre a domicilio, o donde estén disponibles para chequear:

  • la glucosa en sangre
  • los niveles de colesterol
  • el funcionamiento de los riñones

Es fundamental recibir una dosis de vacuna antineumocócica al cumplir los 65 años y realizar densitometrías, colonoscopías y mamografías con la frecuencia que indique el médico.

La pandemia ofrece una gran oportunidad para recuperar viejas recetas familiares de cocina y transmitírselas a los más jóvenes, y fomentar así una alimentación casera y saludable. También, para hacer cursos virtuales y reconectarse con antiguos amigos. Para adoptar una mascota. O para disputar elecciones presidenciales.

Después de todo, Joe Biden (77) y Donald Trump (74) se sacarán chispas el próximo 3 de noviembre. Ninguno de ellos parece temerle al COVID-19 ni al deterioro cognitivo. Mientras controlen bien sus factores de riesgo (colesterol, sedentarismo, diabetes, presión alta, tabaquismo, obesidad, entre otros) y duerman bien (menos de 6 horas de sueño se asocian con problemas cognitivos), los médicos les auguran una larga vida, en el gobierno norteamericano o fuera de él.

REDACCIÓN PENSAR SALUD
Download WordPress Themes
Download Best WordPress Themes Free Download
Premium WordPress Themes Download
Download WordPress Themes Free
online free course
download micromax firmware
Download Nulled WordPress Themes
udemy free download

Tags: covid y actividad física | covid y tercera edad | prevención | tercera edad

Notas relacionadas