Novedades

niños mirando televisión
14 febrero, 2017

Se estima que los niños argentinos están expuestos a 60 publicidades televisivas de comida chatarra por semana. Además, 9 de cada 10 alimentos que se publicitan durante los programas infantiles tienen bajo valor nutritivo. ¿Qué significa esto? Que tienen un alto contenido de grasas, azúcar, sal o calorías, y por lo tanto son grandes responsables de los crecientes  índices de sobrepeso y obesidad infantil.

Los datos surgen de un informe de la Fundación Interamericana del Corazón Argentina (FIC) publicado en 2016, que analizó el impacto de la publicidad de alimentos no saludables dirigida a los niños de nuestro país.

Según datos recientes de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), en América Latina el 7,2% de los niños menores de 5 años tiene sobrepeso, lo que equivale a un total de 3,9 millones de niños. Argentina está tercera en el ránking de países de la región con mayor tasa de sobrepeso (9,9%) en menores de 5 años.

El 85% de los alimentos publicitados durante los programas infantiles tienen bajo valor nutritivo

Las raíces del problema

El sobrepeso en la infancia y la adolescencia se asocia no solo a un mayor riesgo de obesidad y enfermedades en la vida adulta, sino también a varios problemas de salud inmediatos, como la hipertensión y la resistencia a la insulina.

Los cambios en los patrones  de alimentación y los estilos de vida más sedentarios se encuentran entre las principales causas del aumento del sobrepeso y la obesidad infantil. Sin embargo, también hay que destacar el poder de influencia de la publicidad sobre las elecciones que niños y padres realizan a la hora de consumir alimentos.

Existe evidencia suficiente para corroborar la asociación entre nivel de exposición a la publicidad y exceso de peso. Bien parecen saberlo las empresas alimenticias, que no escatiman esfuerzos a la hora de captar la atención del vulnerable público infantil.

Por qué sugieren controles a la publicidad de comida chatarra

Según el informe de la Fundación Interamericana del Corazón, de cada 4 publicidades de alimentos destinadas a niños 1 utiliza dibujos animados o personajes famosos como  estrategia de persuasión. Además, 1 de cada 3 recurre a las promociones -como sorteos, productos coleccionables, premios y beneficios extra- para captar pequeños consumidores.

Los niños argentinos están expuestos a 60 publicidades televisivas de comida chatarra por semana

Por su parte, las madres entrevistadas en el marco de la investigación evidencian la efectividad de las estrategias promocionales al subrayar que en la mayoría de las ocasiones los pedidos de sus hijos obedecen a estos incentivos. Al mismo tiempo, afirman que  ellas mismas “terminan accediendo a la compra de determinados productos ante la insistencia de los niños para evitar el berrinche”. La utilización de este tipo de estrategias promocionales es significativamente menor en las publicidades orientadas  a un público no infantil.

Pero los niños parecen no ser el único blanco susceptible. Según el informe de FIC, “las madres también se sienten influenciadas por el mensaje de las publicidades, ya que estos no solo interpelan a los niños, sino que en ocasiones se dirigen a los cuidadores al resaltar las cualidades nutritivas de determinado producto.”

Posibles soluciones

Buscando un  contrapeso a los intereses de la industria, la Organización Mundial de la Salud (OMS) incentiva a los gobiernos de todo el mundo a que restrinjan el marketing de alimentos no saludables dirigidos al público infantil. En la misma línea, alienta el desarrollo de políticas tributarias similares a las del tabaco, que aumenten los impuestos a determinados alimentos y bebidas, especialmente los que son ricos en grasas saturadas, ácidos grasos trans, azúcares libres y sal.

Si bien en Argentina existen regulaciones que abordan la temática de la publicidad de alimentos no saludables -como las leyes de Servicios de Comunicación Audiovisual, Defensa al Consumidor y Lealtad Comercial-, ninguna lo hace en forma directa con el objetivo de prevenir la obesidad infantil. Es por ello que no resultan  suficientes para reducir el nivel de exposición de los niños la publicidad de alimentos no saludables.

No obstante, la Administración Nacional de Medicamentos y Tecmnología Médica (ANMAT) ha dictado disposiciones que regulan la publicidad de alimentos, estableciendo que “no deberá vulnerar los intereses de la salud pública”. El programa ANMAT Responde es un servicio gratuito de información a la comunidad donde, además de consultas, pueden eventualmente realizarse denuncias.

PENSAR SALUD

Download Premium WordPress Themes Free
Download WordPress Themes Free
Download WordPress Themes Free
Free Download WordPress Themes
lynda course free download
download intex firmware
Free Download WordPress Themes
free download udemy course

Tags: publicidad | publicidad y salud | salud niños

Notas relacionadas