Obesidad, COVID y una pandemia que no ayuda

mala alimentación
7 julio, 2021

En cuanto a su relación con el COVID, la obesidad es factor agravante de la enfermedad. Para colmo de males, durante la pandemia se registró aumento de peso en la población y de conductas asociadas a la mala alimentación.

Los alimentos son una llave maestra para la salud y también son una puerta de ingreso para la enfermedad. Pero los alimentos no existen como objetos aislados. Están íntimamente vinculados a las diversas formas en que la humanidad los ingiere.

La conducta de los seres humanos a la hora de alimentarse no sigue sólo patrones biológicos para satisfacer la necesidad de energía, sino también costumbres culturales, modas, influencias del tiempo y del espacio en que se desarrolla una persona.

Durante el estallido del mundo por el COVID-19, gran parte de la población subió de peso. La urgencia de atiborrarse de comida y ocupar el tiempo cocinando o comiendo, trajo aparejada un aumento de conductas de mala alimentación. Y lo más grave: la obesidad se convirtió en uno de los principales factores asociados a la internación y el mal pronóstico en COVID-19.

Obesidad y Covid

El COVID empeoró la epidemia de obesidad que se registraba en el mundo y que también afecta a chicos y adultos argentinos.

Según datos oficiales, 6 de cada 10 argentinos mayores de 18 años tiene sobrepeso y el 6% de los niños en edad escolar tienen obesidad.

Una encuesta de la Sociedad Argentina de Nutrición (SAN) mostró que, durante el período de cuarentena, el 58% de los argentinos subió de peso por conductas que pueden asociarse a la mala alimentación: “Investigamos los cambios más frecuentes durante la pandemia y 4 de cada 10 refirieron ‘picotear’ entre comidas y haber aumentado el tamaño de las porciones. Estos cambios, junto con los mayores niveles de sedentarismo y el impacto emocional del confinamiento, fueron factores clave para la ganancia de peso”, advirtió Ana Cappelletti, médica integrante del Grupo de Obesidad de la SAN.

una manzana verde y una donna

En cuanto a la relación de obesidad y Covid, la obesidad -que se mide básicamente a partir del Índice de Masa Corporal (IMC)- es uno de los principales factores que lo agravan:

A favor del corazón

El sobrepeso y la obesidad se asocian con la diabetes y las enfermedades cardiovasculares. Para prevenir estas enfermedades asociadas a la obesidad, se han intentado distintos programas en el mundo que desalientan el consumo de azúcares, sal y grasas por distintos medios. Desde impuestos a las gaseosas azucaradas, a los límites máximos de grasas en las galletitas y el rotulado frontal de los alimentos. Pero los nutricionistas afirman que lo más recomendable es promover una alimentación equilibrada, con una ingesta de todos los alimentos en pequeñas porciones sobre la base de una dieta vegetal.

En una completa revisión del tema, publicada en Cardiovascular Research, cardiólogos europeos liderados por Gabriele Riccardi pasaron lista a los alimentos beneficiosos para la salud cardíaca.

Cómo comer bien

La base de una alimentación saludable consiste en evitar los alimentos ultraprocesados o industrializados y, en su lugar, consumir:

  • Granos y cereales enteros
  • Frutas
  • Vegetales
  • Legumbres
  • Nueces (incluye almendras y otros frutos secos)

alimentos saludables

En cuanto a las carnes, los cardiólogos recomiendan especialmente las blancas: pollo o pescado. Y, sólo deberían ingerirse 2 porciones de carnes rojas (bife o cerdo) a la semana. Las salchichas y el salame deberían ser consumidos en forma ocasional.

Para reemplazar la carne de vaca se recomiendan 4 porciones semanales de legumbres.

Los cardiólogos europeos también aconsejan 3 porciones semanales de queso y 200 gramos diarios de yogur. No es necesario que sean bajos en grasas si el resto de la alimentación es equilibrada, advierten.

Hasta 3 tazas de café o té por día tienen efectos positivos sobre la salud cardiovascular, así como también 10 gramos de chocolate amargo. El consumo de alcohol no debería pasar un vaso de vino diario en mujeres y hasta dos en los hombres.

Para contrarrestar la tendencia al sobrepeso moderno y motivar cambios en el comportamiento alimentario, los nutricionistas subrayan la importancia de revalorizar las recetas caseras y recuperar la cocina tradicional, como la “dieta Mediterránea”.

¿Y las grasas, el huevo, el azúcar? “No hay ningún alimento que sea un veneno en términos de riesgo cardiovascular”, aclara Gabriele Riccardi, de la Universidad de Nápoles. “Un error que cometimos en el pasado fue considerar como enemigo a un componente de la dieta y pensar que sólo había que cambiar eso. En cambio, necesitamos mirar a las dietas como un todo. Si reducimos la cantidad de un grupo de alimentos, hay que elegir un reemplazo saludable”.

REDACCIÓN PENSAR SALUD
redaccion@pensarsalud.com.ar ¡Escribínos!
Free Download WordPress Themes
Free Download WordPress Themes
Download Premium WordPress Themes Free
Download Premium WordPress Themes Free
download udemy paid course for free
download huawei firmware
Download Nulled WordPress Themes
udemy course download free

Tags: alimentación saludable | covid y actividad física | covid y cuarentena | diabetes | Obesidad | Sobrepeso

Notas relacionadas