El café se reivindica y se incorpora a los hábitos saludables

24 junio, 2022

¿El café es una bebida saludable? En junio de este año se publicó un muy amplio trabajo científico con datos sorprendentes sobre el café, que llega para revertir buena parte de la mala reputación que arrastra esta bebida.

Se trata de un estudio observacional durante siete años en más de 170 mil británicos de 37 a 73 años. Determinó que las personas que consumían entre 1,5 y 3,5 tazas de café por día tenían hasta un 30% menos de probabilidades de morir durante el periodo de estudio.

El trabajo fue publicado en la revista The Annals of Internal Medicine. La mejora en la expectativa de vida también se verificó entre las personas que agregaban hasta una cucharadita de azúcar y si la bebida era descafeinada.

El café no es milagroso

Sin embargo, el trabajo debe tomarse con pinzas. Primero, porque se trata de un estudio observacional, con lo que las conclusiones no demuestran que sea el café en sí mismo el que genera la reducción en el riesgo de morir.

Christina Wee, profesora asociada en la Facultad de Medicina de Harvard y subdirectora de la revista científica donde se publicó el estudio, asegura que puede haber otros factores del estilo de vida que contribuyan a ese menor riesgo de mortalidad entre las personas que beben café.

Puede ser que los bebedores de café lleven una dieta más saludable o hagan ejercicio, por ejemplo. Incluso puede ser que beban café en lugar de bebidas azucaradas, las cuales están asociadas a varias enfermedades como diabetes, obesidad, hipertensión y cáncer.

También hay que entender la cantidad de azúcar agregada que se fija como límite en el trabajo. Una cucharadita (o un sobrecito de azúcar) es mucho menos que lo que mucha gente le agrega a su café en el hogar o cuando se consume en un bar.

Y también el consumo de café no debe ser excesivo para poder hablar de una bebida saludable. El estudio detectó que los beneficios disminuían en las personas que bebían más de 4,5 tazas diarias de café. Trabajos anteriores muestran que un consumo en exceso de café puede generar problemas de salud por ingerir niveles altos de cafeína. El organismo no la puede metabolizar correctamente. Como consecuencia puede causar dolor de cabeza, hipertensión, insomnio, y problemas gástricos.

La evidencia a favor se acumula

No obstante, por la cantidad de personas involucradas, este nuevo estudio suma mucha más evidencia a los posibles beneficios del café para la salud.

Otro trabajo observacional de 2015, en miles de personas y durante 30 años, encontró que las personas que bebieron de tres a cinco tazas de café al día fueron un 15 por ciento menos propensas a morir prematuramente que las personas que no consumían esta bebida.

Otra decena de trabajos observacionales asociaron el consumo de esta bebida a otros beneficios. Entre ellos figuran la prevención de la enfermedad de Parkinson, enfermedades cardíacas, diabetes Tipo 2, cánceres de hígado y próstata y otros problemas de salud.

“Los extractos de semillas de café han presentado varios beneficios para la salud debido al contenido de polifenoles y cafeína. Los beneficios farmacológicos incluyen actividad antioxidante, desintoxicante, reductora de lípidos, cardioprotectora, antiinflamatoria, analgésica, antineoplásica, diurética, antibacteriana y ‘antiedad’”, describe un artículo que repasa la bibliografía sobre el tema, cuyas autoras son Carla Marrassini y Claudia Anesini, investigadoras del Conicet.

Granos de café

Café contra el COVID-19

El trabajo se centró en el efecto antiviral de algunos compuestos del café frente al Sars-Cov-2. Todos ellos fueron reportados en análisis in silico, donde un software estudia la capacidad de algunas moléculas para unirse a la proteína S que recubre al coronavirus.

Otras cualidades del café analizadas en este trabajo y que lo convertirían en candidato terapéutico contra el COVID-19 son su poder antiinflamantorio e inmunomodulador. “La Coffea arabica podría considerarse una planta prometedora a evaluarla para el tratamiento del Covid-19, al ser una fuente de compuestos antivirales para ser utilizados de forma aislada o como extracto crudo”, concluye el trabajo.

La clave está en la presencia de antioxidantes

El secreto del café -que también es el del té y el mate- estaría en su alto contenido de antioxidantes. Entre ellos están los polifenoles, que poseen los alimentos vegetales como frutas, verduras, hierbas y granos como los del café.

Los antioxidantes previenen y evitan el daño celular que provocan los radicales libres que va acumulando el organismo. Por ejemplo, se sabe que el acopio de estos radicales libres incrementa la inflamación en el cuerpo.

Esto lleva a la formación de plaquetas responsables de las aterosclerosis y otras enfermedades del corazón. La mayoría de las enfermedades no transmisibles están asociadas a un proceso inflamatorio y, por supuesto, también el COVID-19.

La cafeína no solo está presente en el café

Además de polifenoles, el café contiene cafeína, un alcaloide estimulante el sistema nervioso cuyo principal efecto es aumentar el rendimiento mental y la vigilancia, debido a un mayor estado de alerta. Aunque, en exceso, tiene las consecuencias negativa ya mencionadas.

¿Cuál es la dosis máxima de cafeína recomendada?

  • 400 miligramos, según las guías alimentarias internacionales. Una taza (250 ml) de café de filtro tiene 100 miligramos, mientras que el café instantáneo contiene 63.

Pero la cafeína también está presente en el té (28 miligramos en una taza de té verde), el mate (68 miligramos cada 100 mililitros), las bebidas cola (32 miligramos en 250 ml) y en el chocolate (25 miligramos en 30 gramos de chocolate negro).

El café puede incluirse en la vida saludable

La ciencia sobre el café aún no es tan contundente como para recomendar expresamente su ingesta (o la de cafeína) para prevenir enfermedades. Pero sí avala que el consumo moderado de esta bebida puede formar parte de una vida saludable.

Esto, que no parece milagroso, sí puede resultar sorprendente ya que hasta hace algunas décadas el café era considerado un «vicio» casi tan perjudicial como el tabaco. Y hasta 1992 la Organización Mundial de la Salud calificaba al café como un posible cancerígeno. Eso es historia.

Por Lucas Viano @LucasViano
REDACCIÓN PENSAR SALUD
redaccion@pensarsalud.com.ar ¡Escribínos!
Premium WordPress Themes Download
Download Nulled WordPress Themes
Download WordPress Themes Free
Download WordPress Themes
udemy course download free

Tags: antiinflamatorio | antioxidantes | arterioesclerosis | azúcar | Bebidas azucaradas | café | café y covid | cafeína | dieta saludable | hábitos | hábitos saludables | nutrición | polifenoles | radicales libres

Notas relacionadas