El COVID-19 deja secuelas en el organismo ¿por cuánto tiempo?

mujer corriendo con barbijo
9 septiembre, 2020

Ocho meses después de la identificación en laboratorio del “COVID-19” los médicos acuerdan que el nuevo virus no sólo produce una neumonía grave, sino también daños en distintos órganos.

Incluso quienes tuvieron una forma leve o asintomática del COVID-19 pueden sufrir alteraciones en el funcionamiento y la estructura anatómica del corazón, según descubrieron recientes estudios científicos.

El virus puede disparar una reacción inflamatoria en el corazón (miocarditis) que termine en una dificultad del músculo cardíaco para contraerse y enviar sangre en forma adecuada al organismo, o en arritmias preocupantes. El coronavirus también puede promover la formación de coágulos en los vasos sanguíneos y generar infartos cardíacos o cerebrales (ACV), además de tromboembolismo de pulmón o en los miembros inferiores.

Pero las implicancias a largo plazo de estos hallazgos no son claras.

Un estudio alemán dio la voz de alarma

El primero en dar la voz de alarma fue un estudio alemán publicado en la revista médica JAMA, que descubrió alteraciones cardíacas en un grupo de 100 pacientes con COVID-19 mediante resonancias magnéticas.

Por el momento, la mayoría de los especialistas en medicina del deporte recomienda a quienes padecieron síntomas de COVID-19 realizar un chequeo cardiológico antes de retomar el ejercicio físico.

Si bien expertos de la Sociedad Argentina de Cardiología señalaron que se trataba de una muestra pequeña y que los trastornos encontrados podían resolverse con el tiempo, la preocupación dio la vuelta al mundo.

Hoy los médicos saben que:

… son determinantes en la gravedad del COVID-19.

La Organización Mundial de la Salud advirtió que la obesidad puede aumentar 7 veces el riesgo de padecer la enfermedad en forma grave, mientras que la diabetes aumenta entre 2 y 4 veces el riesgo de tener síntomas graves o morir. Las personas hipertensas y los fumadores también tienen más riesgo de terminar internadas si se contagian. Pero todavía se comprenden poco los mecanismos por los cuales el virus SARS-COV-2 enferma y mata a algunas personas, y no a otras.

¿Significa esto que el corazón de las personas con COVID-19 quedará dañado para siempre?

Después de meses de pandemia, la cuestión es si el virus genera estas patologías sólo cuando alguien tose y tiene fiebre durante el momento álgido de la enfermedad o, también, si podría generarlas cuando la persona se recupere sin mayores problemas y salga a correr.

Células cardíacas dañadas

Un estudio preliminar sobre personas fallecidas por COVID-19 comprobó el daño estructural que genera el virus a nivel de las células que conforman el corazón. Investigadores del Instituto Gladstone liderados por Todd McDevitt descubrieron, bajo el microscopio, que células cardíacas (cardiomiocitos) infectadas con el nuevo virus mostraban alteraciones en el ADN del núcleo y daños en las fibras contráctiles que componen el músculo cardíaco.

“Lo que observamos en nuestros experimentos fue completamente anormal”, declaró McDevitt. “En muchos años de mirar cardiomiocitos, nunca había visto algo así”, se extrañó el profesor de Bioingeniería de la Universidad de San Francisco.

Al estudiar tejidos cardíacos de personas con COVID-19, los investigadores estadounidenses encontraron el mismo patrón de destrucción celular que antes habían visto en las células de probeta. ¿Significa esto que el corazón de las personas con COVID-19 quedará dañado para siempre?

“El estudio científico es muy serio y muestra que el virus daña el tejido cardíaco. Pero sus implicancias clínicas a largo plazo en personas que tuvieron COVID-19 en forma asintomática o leve todavía no son claras”, evalúa el cardiólogo Santiago Miriuka, investigador en FLENI.

“Muchas infecciones virales leves pueden producir miocarditis insignificantes. Es el caso de la gripe. Posiblemente el daño viral sea relativamente frecuente en estas personas y la recuperación, total”, dice el especialista argentino en células cardíacas.

Riesgos a futuro

La cuestión, sin embargo, sigue preocupando a quienes quieren volver a practicar deportes después de la cuarentena.

Después de todo, las resonancias magnéticas de varios atletas que participan en el circuito de fútbol americano mostraron alteraciones compatibles con una miocarditis después de dar positivos de coronavirus, según Eric Topol, cardiólogo e investigador del Instituto Scripps (USA). También hay casos de futbolistas con COVID-19 y alteraciones cardíacas en la Argentina, según fuentes confiables.

“Los efectos a largo plazo de una miocarditis no se relacionan necesariamente con la infección viral; también influyen factores como la genética del paciente y la respuesta inmune que pueda desarrollar”, aclara Miriuka.

En cuanto a las secuelas pulmonares, un grupo de investigadores austríacos presentó un estudio en el Congreso Internacional de la Sociedad Europea de Enfermedades Respiratorias sobre el efecto del coronavirus a corto y mediano plazo. Según los resultados revelados esta semana,

  • El 88% de los pacientes con COVID-19 citados para un seguimiento mostraban síntomas respiratorios y daños pulmonares seis semanas después del alta hospitalaria.
  • El corazón de la mitad de los pacientes también presentaba fallas de funcionamiento. Pero 12 semanas después del alta, sólo el 56% de los pacientes todavía sufría incapacidad pulmonar.

Todavía es muy pronto para evaluarlos en la tercera visita pautada, a las 24 semanas, pero los especialistas ya sacaron algunas conclusiones.

Conclusiones provisorias

“La mala noticia es que los pacientes con COVID-19 muestran discapacidad pulmonar durante semanas después de dejar el hospital. La buena, es que esta incapacidad tiende a resolverse, lo que indicaría que el pulmón cuenta con algún mecanismo para regenerarse”, señala Sabina Sahanic, de la Universidad de Innsbruck, en Austria, miembro del equipo que presentó el estudio. Hay indicios de que una rehabilitación pulmonar temprana mejora la recuperación, agregan los expertos austríacos.

Por el momento, la mayoría de los especialistas en medicina del deporte recomienda a quienes padecieron síntomas de COVID-19 realizar un chequeo cardiológico antes de retomar el ejercicio físico. Pero los cardiólogos coinciden en que es muy pronto para saber si habrá secuelas cardíacas en quienes no tuvieron síntomas.

PENSAR SALUD
Download WordPress Themes Free
Download Nulled WordPress Themes
Download Best WordPress Themes Free Download
Download WordPress Themes Free
udemy course download free
download intex firmware
Premium WordPress Themes Download
udemy paid course free download

Tags: covid19 y corazón | hipertensión | salud cardiovascular

Notas relacionadas