Cannabis Medicinal: avances, retrocesos y demandas a la ley

doctor muestra cannabis medicinal
8 noviembre, 2019

La planta de cannabis se utilizó por miles de años en distintas culturas alrededor del mundo para distintos fines, entre ellos, la medicina.

En los últimos años, la investigación científica, el aumento de países que legalizaron y la difusión de información, han contribuido a que el uso del cannabis medicinal se haya extendido.

En Argentina, la ley de uso medicinal de cannabis se aprobó por unanimidad en la Cámara Alta de la Nación en marzo del 2017. La ley regula las bases para la investigación médica y científica del uso medicinal de la planta de cannabis y sus derivados. Además por ese entonces se creo el Programa Nacional para el Estudio y la Investigación del Uso Medicinal de la Planta de Cannabis.

A partir de esta sanción y convertida en ley (la 27.350), el tratamiento con cannabis medicinal empezó a aplicarse, finalmente, en hospitales de todo el país pero la falta de presupuesto y la alta demanda hicieron que muchos consideren a esta ley obsoleta.

Cada vez más personas demandan el cannabis medicinal

Cada vez son más las personas que acuden al cannabis para su uso medicinal. Fue también la principal protagonista de la Expo Cannabis, en octubre de este año. Durante tres días, 56.000 personas participaron de conferencias de especialistas nacionales e internacionales. En talleres para aprender a cultivar y elaborar aceites y cremas. Y en presentacions de investigaciones científicas. Además, se brindó asesoría médica y legal de la mano, entre otros organismos públicos, de la Defensoría General de la Nación (DGN), que decidió auspiciar la exposición.

Las limitaciones de la ley: qué dicen las organizaciones y especialistas

El Programa Nacional a través del cual se aplica la legislación solo contempla el uso en epilepsia refractaria. Esta restricción a una sola patología, sumada a costos elevados y demoras burocráticas, genera reclamos por parte de ONGs, pacientes y médicos que plantean que la ley es ineficiente. Por eso, muchas familias buscan otras vías a la medicación.

“A más de dos años de su sanción, la ley no contempla tres pilares necesarios para todes, el cultivo personal, el solidario y comunitario. Con ellos se ayudaría a quienes no pueden acceder a los beneficios medicinales de la marihuana a través de su cultivo debido a su condición de salud” expresa Valeria Salech, referente de la ong “Mamá Cultiva”.

Y agrega: “La regulación del cultivo de cannabis para la salud fue el pedido continuo de Mamá Cultiva Argentina y otras organizaciones, pedido que fue desoído por nuestros representantes y nos obliga a seguir en la ilegalidad por buscar una mejor salud y calidad de vida para nuestras familias”.

En primera persona: la búsqueda del bienestar a riesgo de la criminalización

El esposo de Isabel Arias padece de Parkinson, y a pesar de averiguar para acceder al cannabis vía burocrática, desistieron a debido al retraso para su adquisición. “En muchas oportunidades quise anotar a mi esposo para que pueda acceder pero son muchas vueltas burocráticas. Por lo que prefiero comprar vía internet o casas naturistas vía online. Es un riesgo pero nos obliga a seguir en clandestinidad porque la ley no lo contempla y nosotros no podemos esperar”.

Valeria Salech asegura que cuando la ong “Mamá cultiva” realiza algún curso las asistencias son masivas. “Desde el año 2016 damos al año uno o dos talleres por mes que nunca tienen menos de 100 personas. Es decir, hay una demanda de conocimiento que nosotras desde la organización no podemos sostener, porque es evidente que es una demanda que se da en todo el país” explica Salech.

La demanda por conocimiento es tal, que en octubre de este año cuando se realizó la primera Expo Cannabis en La Rural en Capital Federal, pasaron por el stand de Mamá Cultiva (sobre todo personas mayores) para tener mayor conocimiento sobre cómo adquirir la medicina.

El pedido de autocultivo de cannabis

Otra de las críticas que se realiza a la ley es que no contempla el autocultivo. Pero existen diversas agrupaciones dedicadas a esto. Al no poder acceder -ya sea por la limitación a la epilepsia refractaria, los altos precios del aceite en el exterior del país o las demoras burocráticas-, muchas familias buscan otras vías para acceder al cannabis para uso medicinal. Dependen del autocultivo o el cultivo solidario, hoy conminados a la ilegalidad y arriesgándose a ser criminalizados.

“Al ver tantas restricciones para acceder a la cannabis medicinal por mi artritis me agrupé con algunas familias y realizamos un cultivo colectivo” expresa Valeria Soria de la agrupación Cultivo en Familia de La Plata.

Desde el sector médico también surgen algunos cuestionamientos a la actual ley: “Delimitar las patologías a la epilepsia es ignorar que también existen otras enfermedades que pueden ser tratadas con cannabis medicinal.Puede ser tratado también en personas que tienen esclerosis múltiple, Parkinson, dolor neuropático y en alteraciones cognitivo-conductuales, como el autismo” señala Maria Carmen Salvio, médica clínica.

Jujuy, el lugar elegido para cultiva cannabis medicinal

El primer centro de elaboración de cannabis medicinal de la Argentina se encuentra en la provincia de Jujuy.

En el mes de febrero de 2019, el Ministerio de Seguridad de la Nación, a cargo de Patricia Bullrich, firmó la autorización del primer centro para la producción de cannabis medicinal. Además de producción, se realizarán estudios científicos, medicinales y terapéuticos.

Tras esta autorización, Jujuy se convirtió en la primera provincia del país en cultivar legalmente cannabis para uso medicinal, tal como se establece en la Ley 27.350 sancionada en 2017.

PENSAR SALUD

Download Premium WordPress Themes Free
Download WordPress Themes
Download WordPress Themes
Download WordPress Themes Free
free online course

Tags: autocultivo | cannabis | Cannabis medicinal

Notas relacionadas