Sarampión: el desafío de evitar que regrese a la Argentina

La creciente circulación del virus del sarampión en países de América -sobre todo Venezuela-, encendió las alarmas en nuestro país. El pasado lunes 19 , el Ministerio de Salud de la Nación alertó sobre el riesgo de reintroducción de la enfermedad en Argentina, donde no se registran casos autóctonos desde el año 2000.
El sarampión es un virus altamente contagiosos que no tiene tratamiento y puede ser grave, llegando incluso a ocasionar la muerte. Las complicaciones más frecuentes son neumonía viral, sobreinfección bacteriana y  encefalitis.
En 2017 hubo 3 casos confirmados de sarampión en el país. Todos habían contraído la enfermedad en el extranjero. Por eso, la vacunación resulta clave para evitar la reintroducción de la enfermedad. Frente a una persona que la importa, la población vacunada funciona con una barrera para la circulación del virus.

Leé también Los grupos antivacunas ponen en riesgo la salud de todos

Vacunación y”efecto rebaño”

Desde la Sociedad Argentina de Vacunología y Epidemiología (SAVE) afirman que la medida más eficaz para prevenir el sarampión es la vacunación. Para esto, el porcentaje de población vacunada con triple viral debe mantenerse por encima el 95%. De esta forma se logra interrumpir la circulación del virus.
A esto se llama inmunidad colectiva o efecto rebaño,  porque las altas coberturas de vacunación  benefician tanto a quienes reciben la vacuna como a quienes no pueden hacerlo. Tal es el caso de los menores de un año y las personas inmunocomprometidos.  Para ellos no está indicada la vacuna, a pesar de que son quienes mayor riesgo tienen de sufrir complicaciones y morir por esta causa.

Esquema de vacunación

El Calendario Nacional de Vacunación de Argentina contempla la aplicación de una dosis de triple viral (sarampión-rubéola – paperas) al año de vida. Al ingreso escolar, los niños deben recibir un refuerzo de esta vacuna.
Las personas nacidas antes de 1965 no necesitan vacunarse porque son considerados inmunes.

Leé también Por qué no debemos perder el miedo al sarampión

Según el comunicado de SAVE del 21 de marzo, Argentina realizará en la segunda mitad de 2018 una campaña de vacunación contra sarampión y rubeola. Allí se aplicará una dosis adicional de vacuna triple viral a todos los niños entre 1 y 4 años.

Recomendación para viajeros

El Ministerio de Salud recomienda verificar si el esquema de vacunación  está completo para la edad. De no contar con las 2 dosis recomendadas, la vacuna se debe aplicar como mínimo 15 días antes del viaje.
Los chicos de 6 a 11 meses que viajen a zonas donde haya circulación activa del virus, deben recibir una dosis de vacuna triple viral. Esta dosis no debe ser tenida en cuenta como esquema de vacunación. Luego deberá administrarse las dosis correspondientes al Calendario Nacional de Vacunación al año de vida y al ingreso escolar.

Notificación de casos

Los médicos también tienen gran responsabilidad en evitar la reintroducción del virus del sarampión en Argentina. Deben estar atentos a la presencia de síntomas e indagar siempre sobre los antecedentes de viaje de los pacientes. Además, deben notificar todo caso sospechoso confirmado a las autoridades nacionales.

La situación en Venezuela

En Venezuela, desde el primer caso de sarampión confirmado en 2017 y hasta la fecha, se notificaron 886 casos. Pero la situación de este país trasciende las fronteras. Por un lado, por las bajas tasas de vacunación contra sarampión de sus habitantes. Por otro lado, porque son muchos venezolanos que emigran cada día, aumentando así la circulación del virus en los países vecinos.
En Brasil actualmente hay un brote de sarampión. Según el último Alerta epidemiológico del Ministerio de Salud, durante el último mes y medio se notificaron 50 casos sospechosos. 14 de estos casos fueron confirmados por laboratorio y 36 permanecen en investigación. Todos los casos confirmados son de personas procedentes de Venezuela. Ninguno de ellos tiene antecedentes de vacunación contra sarampión ni rubeola.

Avanza en el mundo

América fue la primera región del mundo en ser declarada libre de los virus de rubéola (2015) y sarampión (2016) por un Comité Internacional de Expertos. Pero en 2017, cuatro países del continente confirmaron casos de sarampión. Entre ellos Argentina (3 casos), además de Canadá (45 casos), Estados Unidos (120 casos) y Venezuela (727 casos).
En Europa el panorama es menos alentador. Según la Organización Panamericana de la Salud, en 2017 se cuadruplicó el número de casos respecto a 2016, registrando 21.315 casos y 35 muertes. El 72% de los casos se concentraron en Rumania, Italia y Ucrania.
Países de otros continentes (China, Etiopía, India, Indonesia, República Democrática Popular Lao, Mongolia, Filipinas, Nigeria, Sri Lanka, Sudán, Tailandia, y Vietnam) también notificaron brotes de sarampión entre 2016 y 2017.

PENSAR SALUD
?>