Psoriasis: mitos y verdades

ojos de mujer

La psoriasis es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel que padecen hombres y mujeres de todo el mundo, sin distinción de raza ni edad.

En la psoriasis, las células de la piel, conocidas como queratinocitos, se reproducen mucho más rápido que en las personas que no padecen la enfermedad; esto es, cada tres o cuatro días, a diferencia de los veintiocho días de reproducción normal de las células en personas sanas. De esta manera, se acumulan en la piel constituyendo placas o lesiones enrojecidas y escamosas que pueden generarse en cualquier zona del cuerpo.

La comunidad científica especializada en el tratamiento demuestra, mediante la investigación, la verdad de la psoriasis, contribuyendo seriamente al derrumbamiento de los famosos mitos.

Los mitos más frecuentes

Es contagiosa. La psoriasis no se transmite a otras personas. Lamentablemente, las lesiones visibles generan la confusión de creer que existe contagio. Es necesario erradicar esta creencia mediante campañas de información pública para evitar situaciones de rechazo social.

Se cura. La psoriasis es una enfermedad crónica. Existen ciclos de ausencia de la enfermedad o períodos de mayor presencia, pero no tiene cura.

Solo es una enfermedad de la piel. Es mucho más que eso. La psoriasis se produce por multifactores y puede generar otras enfermedades como artritis psoriásica y afectar la salud mental del paciente, con lo cual es muy importante el tratamiento a tiempo y permanente.

Aparece en la etapa juvenil. Aunque puede desencadenarse a cualquier edad, tiene mayor incidencia en personas que han pasado los 30 años.

Otros mitos

El embarazo agrava la enfermedad. Contrariamente, se ha notado en varias mujeres que las lesiones disminuyen notablemente durante la gestación, aunque no existe explicación científica a este hecho.

Se genera por una contaminación en el torrente sanguíneo. Quienes avalan este mito realizan dietas realmente innecesarias considerando que un cambio en la alimentación puede mejorar el sistema circulatorio y, como consecuencia, terminar con la psoriasis.

Tiene causas conocidas. Aún se desconocen las causantes específicas. Las investigaciones realizadas hasta el momento hablan de multifactores de esta enfermedad que, en realidad, son hipótesis.

Las verdades más importantes

Puede tratarse médicamente. Los tratamientos permiten controlar la enfermedad y mejorar el estilo de vida.

Es una enfermedad frecuente. El tres por ciento de la población mundial la padece. De acuerdo a las cifras arrojadas por la Sociedad Argentina de Dermatología, más de 800 000 personas padecen psoriasis en nuestro país.

El estrés influye en la aparición de la enfermedad. Los estudios realizados demuestran que gran parte de la población afectada por situaciones traumáticas y momentos estresantes es propensa a desencadenar e, incluso, agravar la psoriasis.

Si bien la enfermedad conlleva múltiples factores que la originan como la genética, el medio ambiente y el sistema inmunológico de cada persona, con el paso del tiempo, mayor cantidad de investigaciones científicas resaltan la importancia e incidencia de la enfermedad en pacientes que sufren de estrés. Por ello, la psoriasis debe ser tratada por un equipo interdisciplinario de profesionales para poder aliviar el malestar del paciente.

PENSAR SALUD
?>